Las polémicas palabras de Cayetano Martínez de Irujo: «El africano es muy diferente a nosotros»

El aristócrata ha calificado de «agresivos» a parte de los inmigrantes que llegan a España y ha asegurado que ponen en «riesgo la democracia»


Redacción / La Voz

Cayetano Martínez de Irujo no ha dejado indiferente a nadie con sus últimas declaraciones. En una entrevista en Liarla Pardo, de La Sexta, el aristrócata habló tanto de su vida privada y familiar como de la actualidad política y social. Cayetano Martínez de Irujo se mostró muy crítico con la llegada de inmigrantes a España. «Una cosa es que se vengan para tener mejor vida y otra es que se vaya de su país gente que no se quiere ir porque si no los matan», explicaba. «El africano es muy diferente a nosotros», añadía. «Su adaptación es muy diferente, los países árabes son gente mucho más culta y civilizada, y que a pesar de la religión se adapta mejor», defendía ante la mirada atónita de Cristina Pardo. Sus palabras provocaron una reacción en las redes sociales inmediata, donde fue muy criticado. 

«El africano tiene una forma de vivir muy diferente. Viene con un pensamiento de que va a tenerlo todo y se encuentra que la realidad es otra. Y el africano cuando se enfada es muy agresivo», prosiguió con su argumentación. 

Cayetano Martínez de Irujo arremete contra sus hermanos

Cayetano Martínez de Irujo también se ha sincerado sobre su situación familiar y no ha tenido piedad con sus hermanos mayores, a los que acusa sin dejarle sin nada, en una entrevista en El Mundo. «Una vez que murió mi madre, me quitaron de todo a 1 de enero y tuve que salir de Palacio, lógicamente. Yo pensé que iba a seguir trabajando con mi hermano. Ha sido un shock enorme», afirmaba. «Los tres mayores me han quitado de todo», dice refiriéndose a sus hermanos mayores. «Fue una reacción que yo no esperaba ni en el peor de los sueños», añadía. 

«Cuando murió mi madre le pedí trabajo a Juan Rosell porque me quede descolocado. Cuando mi hermano me quito de todas las atribuciones que tenía en el palacio, me dejo sin sueldo y en la calle, yo no tenía ningún ingreso», recordaba. 

Pero Cayetano también tuvo un hueco en su conversación para analizar la actualidad política. Confesó que siempre había «creído mucho en el PSOE y que él votó a Felipe González». 

A Cristina Pardo también le confesó que había sufrido la crisis. «En no poder pagar las nóminas y en pasarlas canutas. Hasta que ha muerto mi madre tenía las espaldas cubiertas, entrecomillas. No hemos pasado hambre pero necesidad si», confesaba. 

Cayetano Martínez de Irujo: «Sufrí un impacto brutal al bajar al suelo, donde viven los humanos»

J. M. Orriols

Cayetano Martínez de Irujo, hijo de la duquesa de Alba, Grande de España y duque de Arjona, entre otros títulos nobiliarios, visitó Finca Montesqueiro (Oleiros) representando a su marca, Casa de Alba, en la exposición que, con proveedores y clientes, anualmente organiza Distribuciones Villar de A Coruña. Allí nos habló de su aterrizaje en el mundo de los negocios.

Es afable, agradable, y muy fácil de entrevistar, porque no elude ninguna pregunta. Además, no oculta que su salida de la burbuja en la que lo tenían aislado le supuso un auténtico trauma. «Sufrí un impacto brutal al ver la realidad, al bajar al suelo, donde viven el resto de los humanos. No conocía nada del mundo comercial, estaba aislado, solamente tuve una pequeña experiencia cuando fui la imagen de Ralph Lauren. Fue muy difícil para mi adaptarme, pero con tiempo y ganas siempre lo consigues. Además, conté desde el principio con la ayuda y confianza de mi madre. Ella dejó en mis manos la gestión y me puse manos a la obra, con toda la ilusión del mundo, para equilibrar ingresos y gastos. Yo le había dicho que teníamos que rentabilizar las propiedades, porque, por ejemplo, me encontré con 28 fincas unidas y había que ponerlas a producir. Y ahí comenzó todo. Con el aceite, por ejemplo, ya que tenemos olivares y estaban sin explotar. O con la carne, porque teníamos 1.200 cabezas de ganado vacuno en Salamanca, de raza charolesa cruzada con la autóctona, que nos ofrecían una calidad excelente. Después, dos de mis hermanos se opusieron, buscaron otros caminos y decidieron no venderme las reses, con lo que me tuve que preocupar de buscar otras ganaderías».

Seguir leyendo

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Las polémicas palabras de Cayetano Martínez de Irujo: «El africano es muy diferente a nosotros»