El presidente francés quiere modificar el Tratado de Schengen y plantea reducir su tamaño

Emmanuel Macron quiere que después de las elecciones europeas se celebre una «convención fundadora» que modifique «completamente» el Tratado de Schengen, lo que podría reducir el número de países de este espacio de libre circulación


Redacción

El presidente francés, Emmanuel Macron, quiere que después de las elecciones europeas se celebre una «convención fundadora» que entre otras cosas modifique «completamente» el Tratado de Schengen, lo que podría reducir el número de países de este espacio de libre circulación.

En una entrevista publicada este martes por varios diarios regionales franceses, Macron entra de lleno en la campaña para los comicios del domingo y lo justifica, pese a su posición de jefe del Estado, porque la «transformación profunda» que promueve en Francia no se puede hacer «sin una nueva etapa del proyecto europeo».

«No puedo ser un espectador, sino un actor de esta elección europea que es la más importante desde 1979 porque la Unión se enfrenta a un riesgo existencial», señala antes de dramatizar sobre el riesgo de que «Europa se disloque».

Eso explica su iniciativa de una convención que reúna a los jefes de Estado y Gobierno, así como a la próxima Comisión Europea y a los responsables de la Eurocámara con ciudadanos para «definir la estrategia de Europa en los próximos cinco años», incluidos cambios de tratados, informa Efe.

Sobre el de Schengen, constata que «no se protegen suficientemente nuestras fronteras comunes», «ya no hay solidaridad» entre sus países miembros y existen «demasiadas diferencias» en el derecho de asilo.

Mejor protección de las fronteras comunes

De ahí su propuesta para «un espacio más pequeño si es necesario (sin entrar en qué países quedarían fuera), una mejor protección de las fronteras comunes, una armonización de los derechos de asilo y una dirección por un consejo de ministros de Interior».

En el ámbito de la ecología, apuesta porque la UE imponga una fiscalidad común al queroseno de los aviones, un combustible que ahora está exonerado de tasas, y que haya «una verdadera negociación internacional» sobre la cuestión.

También una «tasa de carbono» en las fronteras europeas para gravar los productos importados que se han producido con criterios medioambientales menos exigentes que los de la Unión.

Y justifica su rechazo a un nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos porque «no se pueden imponer reglas más duras a nuestros industriales y negociar un acuerdo con los Estados Unidos que han decidido dejar de respetar el Acuerdo de París» sobre el clima.

El presidente francés subraya que está «firmemente opuesto» a la reforma de la Política Agraria Común (PAC) promovida por la Comisión Europea saliente y no quiere que el «brexit» reduzca la ambición del modelo agrícola europeo.

Para Macron, los mayores enemigos de la UE son «los nacionalistas que quieren la división» pero también los «intereses extranjeros cuyo objetivo es el desmantelamiento de Europa» y cita a personalidades «próximas» al poder en Estados Unidos como el exconsejero de Donald Trump Steve Bannon o a «los rusos y algunos otros».

Asegura que no se plantea el escenario de que en Francia la candidatura de la Agrupación Nacional (RN) de Marine Le Pen quede por delante de la de su partido La República en Marcha (LREM). Recuerda que en el 2014 la extrema derecha ya quedó en primera posición y «que han votado contra todo lo que está en interés de Francia». «Francia será más fuerte cuanto mejor resultado tengamos», concluye.

Comentarios

El presidente francés quiere modificar el Tratado de Schengen y plantea reducir su tamaño