El doble engaño del «recovery room» llega a España

La CNMV alerta sobre un fraude que afecta a inversores que ya han sido víctimas de un chiringuito financiero


redacción / La Voz

Ya lo dice el refranero popular. A perro flaco, todo son pulgas. Y no se escapa del dicho ni el inversor de a pie. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) lanza una alerta: ha llegado un nuevo engaño. Y se ensaña con los inversores más vulnerables, los que ya han sido estafados anteriormente. El nuevo fraude del que alerta el supervisor se realiza a través de empresas denominadas recovery room, compañías que contactan con personas que han sido víctimas de chiringuitos financieros (entidades no autorizadas) a las que les prometen recuperar el dinero que perdieron.

Nada más lejos de la realidad. El ciudadano no solo no consigue que le devuelvan esa inversión fallida, sino que el agujero en su bolsillo se ensancha todavía más.

De hecho, la CNMV explicó que estas estratagemas provienen del propio chiringuito financiero que realizó el fraude inicial o de otras empresas que se han hecho con las listas de los afectados.

Y lanza algunas pistas que pueden ayudar a reconocer que lo que tienen entre manos es un nuevo engaño. Todos los afectados que reciban este tipo de ofertas sin haberlo solicitado anteriormente deben desconfiar. «Si la empresa contacta sin haberlo solicitado y pide dinero por adelantado en concepto de pago de impuestos, honorarios o pólizas de seguro como requisito previo para prestar el servicio ofrecido, es un indicio de que se trata de una recovery room», advierte el organismo que preside Sebastián Albella. Tampoco cabe fiarse si contactan en nombre del supervisor con el fin de recuperar las pérdidas sufridas: «Ni la CNMV ni sus empleados contactarán directamente con los posibles afectados, ni autorizan el uso de su identidad, imagen corporativa o dominio cnmv.es con el fin de recuperar las pérdidas», advierten desde el supervisor.

Recompra de acciones

Pero hay más. Porque el organismo no solo recomienda evitar cualquier tipo de pago ante la promesa de recuperar lo perdido. Tampoco se debe responder a ofertas de recompra de acciones o recuperación de pérdidas sin antes cerciorarse por completo que detrás de estas promesas se encuentran empresas totalmente fiables o, por lo menos, con referencias positivas.

Cualquier precaución es poca. Por eso, Albella y su equipo animan a todos los que hayan podido ser víctimas de esta estafa a acudir directamente a una comisaría de policía para denunciar los hechos. Y recuerda que, de manera regular, en la CNMV se publican advertencias sobre entidades no habilitadas para ofrecer servicios de inversión. Antes de poner los ahorros en manos de nadie, lo mejor es saber con quién se juega uno los cuartos.

Tags
Comentarios

El doble engaño del «recovery room» llega a España