La Unión Europea se enroca: La marcha de Theresa May «no cambia nada»

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, alaba la valentía de la premier y advierte a sus posibles sucesores de que el «brexit» no se renegocia


Bruselas | La Voz

No pudo resistir más. La primera ministra británica, Theresa May, ha sucumbido esta mañana a la presión feroz de sus detractores, al bloqueo político en Westminster y a las luchas intestinas en su partido. La líder de los tories abandona el barco y lo hace dejando el acuerdo del brexit en el limbo.

Más allá de las repercusiones de su salida, el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, quiso alabar esta mañana su denodado esfuerzo en las negociaciones con la UE. «Juncker ha seguido el anuncio de Theresa May sin ninguna satisfacción personal. Aprecia el trabajo con ella. Es una mujer de gran valentía por la que tiene un gran respeto», aseguró la portavoz comunitaria, Mina Andreeva.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, también quiso sumarse a los mensajes de apoyo: «Solo expresaré mi agradecimiento y respeto por Theresa May». Igual que su homólogo belga, Charles Michel: «A pesar de nuestras diferencias, Theresa May ha mostrado apertura de miras para resolver el brexit. Quiero agradecerle su cooperación y resolución», le dedicó el liberal.

El divorcio con la UE entra ahora en un terreno más peligroso, si cabe. No hay perspectivas de que salga adelante, ni a corto ni a medio plazo. La batalla política por la sucesión de May hace inimaginable que el Reino Unido cumpla con el plazo de salida: El 31 de octubre. Algunos de los potenciales sustitutos han manifestado su intención de volver a Bruselas a renegociar, una opción que está fuera de los planes de los Veintisiete. El acuerdo no se toca: «Su salida no cambia nada», insistió Andreeva.

Juncker está dispuesto a «respetar y establecer una relación de trabajo con cualquier nuevo primer ministro», pero los términos del divorcio son innegociables. Y en eso coinciden las cancillerías europeas, incluso las que han demandado un acuerdo más flexible: «El acuerdo alcanzado entre la UE y el Reino Unido para un brexit ordenado permanece sobre la mesa», subrayó Rutte. El mensaje se repite en otras capitales: «Una salida ordenada sigue siendo el mejor medio de salvaguardar nuestros intereses, los de nuestra gente y nuestras economías. Sigamos por esa senda», clamó Michel.

La despedida más fría se la dedicó el negociador europeo del brexit, Michel Barnier. El francés quiso expresar su «total respeto por Theresa May y su determinación, como primera ministra, en trabajar hacia una salida ordenada del Reino Unido de la UE».

Comentarios

La Unión Europea se enroca: La marcha de Theresa May «no cambia nada»