La mayoría de los aspirantes a suceder a May optan por el «brexit» duro

Solo los ministros Hancock y Stewart defienden una salida de la UE pactada con Bruselas

El ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, se ha sumado a la competición para suceder a May
El ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, se ha sumado a la competición para suceder a May

A la media hora de que Theresa May cruzase el viernes, entre sollozos, el umbral del número 10 de Downing Street, tras anunciar su inminente dimisión, los mismos compañeros de filas que la habían empujado hacia el abismo ya se estaban postulando para sucederla como líder del Partido Conservador y primera ministra del Reino Unido. El poder huele la sangre.

El más rapido

El favorito en todas las encuestas. El más rápido al norte del Támesis, cómo no, fue el carismático exalcalde de Londres y extitular de la cartera de Exteriores Boris Johnson, quien, tras agradecer austeramente a May su «estoico servicio al país», avanzó que aspiraba al puesto y que, si los tories lo respaldan como primer ministro, el 31 de octubre habrá brexit «con o sin acuerdo». Es el favorito en todas las encuestas y en los pronósticos de las casas de apuestas -que apenas pagan por su victoria, que dan por hecha-, ya que su línea dura de abandonar sí o sí la Unión Europea es la que ganó el pulso con May y, con casi total seguridad, la que se revelará como mayoría vencedora en las elecciones europeas celebradas en el Reino Unido el jueves, pero cuyos resultados no se darán a conocer hasta esta noche, junto a los del resto de los países de la UE.

Aspirantes

Siete candidatos confirmados. En medio del inagotable goteo de rumores sobre los hipotéticos aspirantes al relevo, ya han confirmado su participación en la contienda la diputada y antigua ministra de Trabajo y Pensiones Esther McVey; el actual titular de Exteriores, Jeremy Hunt; Dominic Raab, exministro del Brexit; que anunció a última hora su candidatura por «un acuerdo más justo»; la exjefa de los tories en los Comunes, Andrea Leadsom, y el responsable de Desarrollo Internacional, Rory Stewart. Tras ratificar que presentará su candidatura, Stewart se apresuró a anunciar que nunca formaría parte de un Gobierno dirigido por Boris Johnson. Ha llegado la hora de marcar distancias.

Matt Hancock 

Un «remainer» reconvertido en aliado de May para pactar con Bruselas. Transcurridas apenas 24 horas desde la renuncia en diferido de May -que dimitirá oficialmente como líder conservadora el próximo 7 de junio-, se ha sumado un nuevo nombre a la ya abultada lista de contrincantes. Se trata del ministro de Sanidad, el hasta ahora discreto Matt Hancock. «Sí, voy a ser el próximo primer ministro», declaró ayer con desparpajo a la BBC.

A sus 40 años, Hancock es conocido por haber sido uno de los más firmes partidarios de permanecer en la Unión Europea durante la campaña previa a la fatídica consulta del 23 de junio del 2016. Sin embargo, tras digerir el resultado del referendo y acompañar a Theresa May en su asalto al poder tras la tocata y fuga de David Cameron, el actual responsable de Sanidad se convirtió en uno de los más fieles aliados de la primera ministra para pactar con Bruselas una salida ordenada de la UE.

El fantasma de Corbyn

Rechazo total a un adelanto electoral. En su intervención ante los micrófonos de la BBC, Hancock rechazó de plano la idea de que el Gobierno convoque ahora unas elecciones generales, ya que considera que esa situación generaría todavía más incertidumbre e inestabilidad en el Reino Unido, lo cual sería un «desastre para el país». La peor perspectiva, apuntilló el ministro, es que unos comicios legislativos podrían acabar sentando a Corbyn en el despacho de Downing Street. Un «regalo de Navidad» que Hancock no quiere ver al pie de su abeto.

Una carrera meteórica

Antiguo economista del Banco de Inglaterra. Hancock, antiguo economista del Banco de Inglaterra y diputado conservador por West Suffolk, fue nombrado titular de Sanidad tan solo unos meses después de acceder al Ministerio de Cultura a causa de la remodelación del Gabinete forzada por la dimisión de Johnson.

¿Con o sin acuerdo?

Solo tres aspirantes se oponen a un «brexit» salvaje. Los únicos candidatos potenciales que han rechazado competir por el puesto son la exministra del Interior, Amber Rudd y el presidente del Comité 1922, sir Graham Brady. Entre los que suenan para la sucesión figuran, además de los ya citados, Penny Mordaunt, ministra de Defensa; Liz Truss, responsable del Tesoro; Michael Gove, titular de Medio Ambiente; Sajid Javid, ministro del Interior y la diputada Priti Pael, que ayer declaró al Telegraph que estaba sopesando la posibilidad de lanzar su candidatura. Johnson, Raab, Leadsom, Mordaunt, Truss y McVey optan por una salida con o sin acuerdo. Hunt y Javid tampoco descartan el divorcio salvaje, mientras que Gove, Stewart y Hancock se oponen a un brexit duro. Solo se cuentan tres tibios -y un único aspirante oficial- a favor de un pacto con Bruselas. El portazo del 31 de octubre será a las bravas.

Comentarios

La mayoría de los aspirantes a suceder a May optan por el «brexit» duro