El rey Juan Carlos anuncia su retirada de la vida pública desde el 2 de junio

Ha comunicado por carta a su hijo, Felipe VI, que se cumplen cinco años de su abdicación y que es momento de «pasar una nueva página en mi vida»

Imagen de archivo del Rey emérito Juan Carlos, junto a su hijo, el Rey Felipe VI, durante la última reunión del patronato de la Fundación Cotec el pasado 14 de mayo
Imagen de archivo del Rey emérito Juan Carlos, junto a su hijo, el Rey Felipe VI, durante la última reunión del patronato de la Fundación Cotec el pasado 14 de mayo

Redacción

El rey Juan Carlos ha anunciado su voluntad y deseo de dejar de desarrollar actividades institucionales y completar su retirada de la vida pública a partir del 2 de junio al cumplirse cinco años de la abdicación, según un comunicado de La Zarzuela.

Don Juan Carlos I ha comunicado a su hijo, Felipe VI, esta decisión mediante una carta en la que recuerda que se cumplen cinco años de esa abdicación y subraya que cree llegado el momento de «pasar una nueva página en mi vida».

Este es el texto íntegro de su carta, tal como ha sido difundida en un comunicado de la Casa del Rey.

«Majestad, querido Felipe:

A lo largo de estos últimos años, desde mi abdicación de la Corona de España el 2 de junio de 2014, he venido desarrollando actividades institucionales con el mismo afán de servicio a España y a la Corona que inspiró mi reinado.

Ahora, cuando han transcurrido casi cinco años desde aquella fecha, creo que ha llegado el momento de pasar una nueva página en mi vida y de completar mi retirada de la vida pública.

Desde el año pasado, cuando celebré mi 80 cumpleaños, he venido madurando esta idea, que se reafirmó con motivo de la inolvidable conmemoración del 40 Aniversario de nuestra Constitución en las Cortes Generales. Un acto solemne, lleno de emoción para mí, que me hizo evocar, con orgullo y admiración, el recuerdo de tantas personas que contribuyeron a hacer posible la Transición política y renovar mi sentimiento de permanente gratitud hacia el pueblo español, verdadero artífice y principal protagonista de aquella trascendental etapa de nuestra historia reciente.

Con una firme y meditada convicción, hoy te expreso mi voluntad y deseo de dar este paso y dejar de desarrollar actividades institucionales, a partir del próximo 2 de junio.

Tomo esta decisión desde el gran cariño y orgullo de padre que por ti siento, con mi lealtad siempre.

Un grandísimo abrazo de tu padre».

 Aunque la decisión será efectiva desde el próximo domingo, el Rey emérito no tiene programada ninguna actividad pública esta semana. Su última actividad institucional fue, el día 17 de mayo, la entrega del Premio Órdenes Españolas 2019 al historiador Miguel Ángel Ladero en el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

De este modo, tras 39 años de reinado y cinco en una situación de retiro parcial en la que sus funciones no llegaron a ser reguladas, Don Juan Carlos da el paso atrás definitivo y se aparta de la agenda de Zarzuela en la que, con cada vez menos frecuencia, venía participando.

El Gobierno y la Casa Real anunciaron la abdicación de Juan Carlos I el 2 de junio del 2014, si bien no se hizo efectiva hasta el 18 de junio, cuando sancionó la Ley Orgánica que materializaba el ascenso al trono de Felipe VI. Un día después, éste fue proclamado en las Cortes como nuevo Rey de España.

La noticia llegó en el epicentro de una grave crisis reputacional para la Corona azuzada por la instrucción judicial del caso Noós por el que acabaría condenado y en prisión Iñaki Urdangarín, marido de la Infanta Cristina. Ella se sentó en el banquillo, aunque finalmente, el tribunal la exoneró.

Con la llegada de Felipe VI, la Familia Real quedó reducida al núcleo --el Rey, la Reina y sus dos hijas-- y a los eméritos Don Juan Carlos y Doña Sofía, mientras las infantas Cristina y Elena pasaron a ser Familia del Rey, informa Efe. Se aprobaron medidas para impulsar la transparencia, un nuevo código de conducta que prohibía, por ejemplo, los regalos que excediesen lo institucional o la mera cortesía; y se impuso un discurso en favor de la austeridad, la independencia judicial y la lucha contra la corrupción.

Entretanto, el papel del Rey emérito en la agenda oficial pasó a un discreto segundo plano. Tras participar básicamente en eventos deportivos y representar a España en alguna toma de posesión en Latinoamérica, su agenda se inauguró como tal en el mes de octubre de ese año, cuando ya había trasladado su despacho al Palacio Real marcando distancias con las actividades de Zarzuela. 

«Estoy bien»

Don Juan Carlos cumplió 81 años el pasado 5 de enero y su estado de salud, habida cuenta de que a lo largo de su vida se ha sometido a más de una docena de intervenciones quirúrgicas, siempre es objeto de rumorología. Acostumbra, no obstante, a responder con un «estoy bien» cuando se le interpela por este asunto o devolviendo un chascarrillo sobre las averías de sus «tornillos».

En una de sus últimas apariciones públicas, en marzo de este año, acudió a la presentación de la Feria de San Isidro con un hematoma en el ojo que después se atribuiría a una pequeña intervención en la piel. Aún camina con bastón, eso sí, consecuencia de su última operación en la rodilla derecha en abril del 2018, cuando se le sustituyó una prótesis antigua que le estaba provocando problemas de movilidad.

La vida feliz del jubilado don Juan Carlos

Gonzalo Bareño

Un año después de su abdicación, el padre del rey tiene ya perfectamente asumido su papel y dedica su tiempo al ocio y a la gastronomía, rodeado de amigos y cediendo todo el protagonismo a su hijo don Felipe

A  los efectos constitucionales procedentes, adjunto el escrito que leo, firmo y entrego al señor Presidente del Gobierno en este acto, mediante el cual le comunico mi decisión de abdicar la Corona de España». Con este breve texto de apenas cuatro líneas, don Juan Carlos de Borbón conmocionó a los españoles el 2 de junio del 2014 y cambió el rumbo de la monarquía española. Aquel era solo el anuncio de un acto que se consumó formalmente el día 18 de junio, cuando el monarca sancionó con su rúbrica la ley orgánica de abdicación, que ponía fin a sus 39 años de reinado, en un acto celebrado en el Palacio Real solo unas horas antes de que su hijo fuera proclamado como Felipe VI. Pero, en realidad, el viejo rey había abdicado tácitamente mucho antes. 

Seguir leyendo

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El rey Juan Carlos anuncia su retirada de la vida pública desde el 2 de junio