La expareja de la trabajadora de Iveco que se suicidó tras la difusión de un vídeo sexual queda en libertad tras declarar

La joven llevaba semanas recibiendo presiones por cinco grabaciones comprometidas


redacción

La expareja de la joven de 32 años que se suicidó en Alcalá de Henares por la difusión de un vídeo sexual se entregó a la Guardia Civil, según informa la Cadena Ser. El hombre se entregó en el cuartel de la Guardia Civil en Mejorada del Campo, en Madrid, localidad en la que reside, pero ha sido puesto a disposición de la Policía, que investiga el caso. Tras declarar voluntariamente, ha quedado en libertad, aunque su situación podría cambiar en el transcurso de la investigación, según las mismas fuentes.

 La joven, según se pudo conocer ayer, llevaba semanas recibiendo presiones por la existencia de cinco vídeos que se grabaron hace años y que estaban en posesión del antiguo novio. En la última semana los vídeos comenzaron a circular por la empresa donde la joven trabajaba, Iveco, y casi todos los trabajadores tuvieron acceso a ellos y pudieron verlos. A partir de la difusión masiva de las imágenes empezaron a circular todo tipo de comentarios, bromas y cuchicheos, hasta que la noticia llegó a la cuñada de la víctima y, finalmente, a su actual pareja. El caso acabó en suicidio en su casa de Alcalá de Henares.  

El Juzgado de Instrucción n.º 5 de Alcalá de Henares justo ayer incoaba diligencias previas por la presunta comisión de un delito de descubrimiento y revelación de secretos, por la difusión del vídeo de contenido sexual, y la Policía, entrevistaba a empleados de la compañía para indagar sobre el tema. 

Por otra parte, la fiscal de la Sala de Criminalidad Informática, Elvira Tejada, también daba instrucciones para que iniciar una investigación por presunto delito de descubrimiento y revelación de secretos, y la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) abría también una actuación de oficio para valorar si existía una infracción en la ley que protege la intimidad. La Fiscalía y la AEPD han trabajado de forma simultánea en otros casos de filtraciones, como el de la Manada, con resoluciones ejemplarizantes. A principios de este mes, Alfonso Cabezuelo fue multado con 150.000 euros por enviar un vídeo de la víctima a una web.

Tras el suicidio de Verónica, de 32 años y madre de dos hijos, de nueve meses y cuatro años, el objetivo era saber cómo llegó la grabación a los móviles de sus compañeros de trabajo en la fábrica Iveco y de su pareja sentimental. También se busca aclarar la relación de ese posible delito informático con el suicidio de la mujer.

El Código Penal castiga con entre tres meses y un año de cárcel la difusión de imágenes privadas sin autorización de la persona afectada cuando se viole gravemente su intimidad y aunque la víctima diera en su día su consentimiento a la grabación.

«Me pidieron 500 euros por un vídeo con mi pareja, estaba acorralada»

m. méndez

Cristina, una mujer de Pontevedra extorsionada con un vídeo sexual, narra cómo logró superar la situación

La amenaza llegó en forma de correo electrónico. Cristina, una mujer de Pontevedra de 36 años lo abrió. «Me pedía que ingresara 500 euros en la cuenta bancaria que me indicaban si no quería que difundieran un vídeo y unas fotos que tenía en el móvil con mi pareja a todos mis contactos del correo», recuerda.

 «Lo peor no era pensar que le iba a llegar a mis amigos. En los contactos están excompañeros de trabajo, jefes, conocidos del instituto...», añade. «Te ves acorralada, no tienes salida. Si eso se difunde, tu vida cambia. Nunca podrás quitarte de encima ese estigma. En mi mente tenía el caso de Olvido Hormigos. Estaba paralizada. Además, si una persona con la que compartiste la vida, como leí que le pasó a la chica de Iveco, hace eso, ¿qué no te puede hacer alguien al que no conoces?», se pregunta.

Seguir leyendo

Comentarios

La expareja de la trabajadora de Iveco que se suicidó tras la difusión de un vídeo sexual queda en libertad tras declarar