Valls ofrece apoyo sin condiciones a Colau para frenar a Maragall y se sitúa al borde de la ruptura con Cs

Rivera lo desautoriza y solo aceptaría negociar para que el alcalde sea Jaume Collboni, del PSC, y con exigencias

Manuel Valls, ayer, durante la primera rueda de prensa que ha realizado tras las elecciones del 26M
Manuel Valls, ayer, durante la primera rueda de prensa que ha realizado tras las elecciones del 26M

MAdrid / LA Voz

«A veces la política es escoger la opción menos mala: Barcelona no puede caer en manos del independentismo». La situación en torno a la alcaldía de la Ciudad Condal dio ayer un giro total tras la oferta lanzada por el primer ministro francés Manuel Valls, candidato de la plataforma Barcelona pel Canvi, de otorgar sus votos «sin condiciones previas ni ultimátums» a la actual alcaldesa, Ada Colau, para impedir, junto al socialista Jaume Collboni, que el candidato de ERC, Ernest Maragall, que fue el más votado, asuma la alcaldía y convierta a Barcelona en una «palanca del independentismo». El gesto de Valls amenaza sin embargo con romper su alianza con Ciudadanos, que se desmarcó inmediatamente emitiendo un comunicado en el que asegura que solo estaría dispuesto a hacer alcalde a Collboni y «con condiciones» para que Barcelona sea «una ciudad abierta y constitucionalista». La situación se complica porque Valls actuó sin consultar previamente con la Albert Rivera, que ha patrocinado su candidatura, y lo hizo en nombre de los seis concejales del grupo.

La encrucijada de Colau

El problema es que solo tres de los seis ediles elegidos por Barcelona pel Canvi son colaboradores directos el político francés y los otros tres son de Ciudadanos. Pero el apoyo de los tres afines a Valls bastaría para que Colau sumara la mayoría absoluta cifrada en 21 concejales, con los 10 que ha obtenido Ada Colau y los 8 que logró el PSC. El partido naranja ya ha dejado claro que no está dispuesto a hacer alcaldesa a Colau porque rechaza tanto el independentismo de Maragall como el «populismo» que a su juicio representa la candidata de Barcelona en Comú. La situación es por tanto incierta y si el próximo 15 de junio no hay ningún acuerdo que logre sumar los 21 ediles necesarios para la mayoría absoluta, Maragall sería elegido directamente alcalde. El paso de Valls sitúa a Colau en la encrucijada de aceptar renovar como alcaldesa gracias a los votos del ex primer ministro francés, con el que se ha mostrado muy crítica en la campaña, o renunciar al bastón de mando para dejarlo en manos de ERC.

Maragall quiere incluir a JxC

Tras reunirse ayer con Colau y con la número dos de JxCat, Elsa Artadi, Maragall aseguró que la regidora en funciones «quiere trabajar en un acuerdo de gobierno en el que yo sea alcalde». El número dos de Colau, Joan Subirats, aclaro sin embargo que no apoyarán ningún pacto que incluya a JxCat, aunque están dispuestos a pactar con ERC sin aclarar quién sería el alcalde. Y, respecto a la propuesta de Valls de apoyarla para frenar al independentismo, señaló que Colau agradece «su buena disposición» pero no piensa discutir con él un acuerdo de gobierno. Una respuesta que deja en el aire la posibilidad de que acabara aceptando su apoyo, si este es sin condiciones, para seguir en el cargo.

Comentarios

Valls ofrece apoyo sin condiciones a Colau para frenar a Maragall y se sitúa al borde de la ruptura con Cs