El PNV presiona al PSOE: o pacta con Geroa Bai y Bildu en Navarra o no apoyará la investidura de Sánchez

El apoyo de los seis diputados del PNV resulta indispensable para formar gobierno

 La presidenta del Gobierno de Navarra en funciones, Uxue Barkos
La presidenta del Gobierno de Navarra en funciones, Uxue Barkos

MAdrid / La Voz

El complejo y apretado resultado de las elecciones en la Comunidad Foral de Navarra puede complicar los cálculos para la investidura de Pedro Sánchez. El apoyo de los seis diputados del PNV resulta indispensable para que Sánchez tenga alguna opción de ser investido sin necesidad de pactar con los independentistas de ERC su apoyo o al menos su abstención en esa votación. Pero los nacionalistas vascos están dispuestos a poner al líder socialista un precio difícil de pagar a cambio de su apoyo. El PNV exige que el PSOE no llegue a ningún acuerdo con Navarra Suma, la coalición formada entre PP, UPN y Ciudadanos, que permita convertir en presidente al candidato de este grupo, Javier Esparza, que ganó las elecciones con 20 diputados. A Esparza le bastaría la abstención de los socialistas navarros, que obtuvieron 11 escaños, para hacerse con la presidencia de la comunidad, relegando así tanto a Geroa Bai, la marca del PNV en esta comunidad, como a los independentistas de EH Bildu. El presidente del PNV en Guipúzcoa, Joseba Egibar, ya advirtió que, en caso de que eso ocurra, no solo no apoyarían la investidura de Sánchez, sino que también podrían romper el acuerdo de gobierno que mantienen en el Ejecutivo del País Vasco.

Ábalos descarta pactar con Bildu

Navarra Suma tiene un escaño más de los que alcanzan las fuerzas nacionalistas y de izquierda que hasta ahora han gobernado (Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra), por lo que el PSOE es el árbitro y podría dar el Gobierno a unos o a otros. Pero aspira también a alcanzar la presidencia. El secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, señaló ayer que los socialistas «no negociarán con Bildu» y defendió que Geroa Bai (9 escaños) ha perdido las elecciones y ahora se trata de «equilibrar» un gobierno que «no sea nacionalista, pero sí de impronta progresista». «Y nosotros estamos reivindicando la presidencia, obviamente», añadió. El problema es que para ello el PSOE necesitaría que EH Bildu se abstuviera, porque con Geroa Bai, Podemos e IE (marca de Izquierda Unida) se quedaría a tres escaños de la absoluta. El líder de Bildu, Arnaldo Otegi, instó ayer a Uxue Barcos, candidata de Geroa Bai, a «liderar» el Gobierno regional forzando al PSOE a elegir entre la derecha o los nacionalistas vascos en Navarra.

Comentarios

El PNV presiona al PSOE: o pacta con Geroa Bai y Bildu en Navarra o no apoyará la investidura de Sánchez