El presidente italiano da un ultimátum a Salvini y Di Maio para salvar el Gobierno

Conte dimitirá si los dos vicepresidentes continúan con su guerra

Conte lanzó el ultimatum en una rueda de prensa en la sede del Gobierno en Roma.
Conte lanzó el ultimatum en una rueda de prensa en la sede del Gobierno en Roma.

Roma / Corresponsal

El esperado discurso del presidente del Gobierno italiano, Giuseppe Conte, tuvo como directos destinatarios a los dos vicepresidentes, Luigi Di Maio, del Movimiento 5 Estrellas, y Matteo Salvini, de la Liga. A ellos le lanzó un ultimátum para que aclaren si quieren o no seguir adelante con el Ejecutivo de coalición: «Quiero una respuesta rápida y clara. No estoy dispuesto a ir tirando y, por eso, estoy listo para dimitir».

Con esta intervención, el hasta ahora discreto Conte exige a los dos vicepresidentes cesen su guerra y se pongan a trabajar, para desatascar un Gobierno que desde hace semanas permanece paralizado a causa de los continuos rifirrafes entre ellos. De lo contrario, podrán su cargo en manos del presidente de la República y se convocarán elecciones.

Conte lanzó su mensaje en momentos en que la UE prepara un nuevo procedimiento de infracción a Italia por el aumento de la deuda en el 2018. «Para evitarlo debe haber cohesión» porque de lo contrario «nos haría mucho daño» y por tanto «no hay otra alternativa que el diálogo con Bruselas», explicó. «Los próximos presupuestos tendrán que mantener un equilibrio en sus cuentas porque las reglas europeas siguen en vigor hasta que no se consiga cambiarlas», indicó en una clara referencia a las críticas de Matteo Salvini sobre el procedimiento disciplinario y la legitimidad de Bruselas de ponerlo en marcha. 

Defensa de la coalición

Durante el discurso el presidente del Gobierno hizo un repaso del trabajo realizado por su gabinete y defendiendo el acuerdo entre el M5E y la Liga: «En este año hemos llevado a cabo medidas para responder sobre todo a las exigencias sociales de los ciudadanos», explicó para defender el contrato de gobierno como «la modalidad más transparente» para trabajar. Ante un Salvini que lo ha acusado de parcialidad ante el M5E, Conte quiso dar una imagen de mediador entre las dos formaciones asegurando que él nunca había «jurado fidelidad [a 5 Estrellas] ni se me ha exigido».

La respuesta de Salvini fue rápida. «El Gobierno va adelante si todos mantienen la palabra dada», dijo en un mitin. «No me he peleado con nadie. Queremos seguir adelante», añadió

Los resultados de las elecciones europeas, que han cambiado el equilibrio de votos entre los partidos de la Liga y el M5E, han hecho saltar el pacto de gobierno y han llevado a la parálisis del ejecutivo, en medio de las peleas y los insultos entre sus dos líderes. La política migratoria de Salvini es criticada por el sector del M5E que lidera el presidente del Senado, Roberto Fico, pero el ultraderechista, con el 35 % de los votantes a su favor, se siente primer ministro y quiere imponer la agenda de gobierno para llevar adelante su programa: la reforma de los impuestos con aplicación de la tasa plana, el inicio de las grandes obras públicas y la aprobación de un nuevo decreto sobre seguridad.

Comentarios

El presidente italiano da un ultimátum a Salvini y Di Maio para salvar el Gobierno