Prisas en la UE por desbloquear los nombramientos de los altos cargos antes de julio

El «brexit» y las negociaciones presupuestarias imprimen urgencia a las conversaciones

Sánchez y Costa charlan con los mandatarios de Letonia, Bélgica y Holanda en la reunión informal del viernes
Sánchez y Costa charlan con los mandatarios de Letonia, Bélgica y Holanda en la reunión informal del viernes

Bruselas / corresponsal

«Es el inicio de un largo proceso», advertía ayer el primer ministro croata, Andrej Plenkovic, al entrar en las dependencias del palacio d’Egmont (Bruselas). Hasta allí se desplazaron los negociadores de las tres principales familias políticas europeas con el objetivo de dar forma al puzle institucional de la UE para los próximos cinco años. Plenkovic acudió de la mano de su homólogo letón, Arturs Karins.

Los conservadores (PPE) se mostraron desde el inicio dispuestos a plantar batalla a sus rivales, sin renunciar al monopolio del que disfrutan al frente de la UE. No lo tendrán fácil. El presidente español, Pedro Sánchez, y el primer ministro portugués, António Costa, están dispuestos a hacer encaje de bolillos con los liberales si les garantizan que podrán marcar la agenda política de la próxima Comisión en los asuntos clave: economía, empleo, clima y transición industrial. El primer ministro belga, Charles Michel, y su homólogo holandés, Mark Rutte, se dejan querer. Saben que tienen la llave para deshacer y formar mayorías.

En esta ocasión, los partidos quieren dejar listo el reparto para la cumbre del 20 y 21 de junio o, a más tardar, para finales de mes. «Hay que hacerlo rápido. La Comisión tiene que estar haciendo cosas ya en noviembre. Necesitamos renovar las instituciones. Tenemos enfrente el brexit y las perspectivas financieras», advierten fuentes de Bruselas. Hay prevista otra cita para la semana que viene.

 En ese clima de prisa las quinielas siguen aupando a algunos candidatos a los puestos clave. La presidencia de la Comisión se la disputarían la liberal Margrethe Vestager (actual comisaria de Competencia), el vicepresidente de la institución, el socialdemócrata Frans Timmermans, y el conservador Manfred Weber, quien cuenta con pocos apoyos. También han surgido nombres para suceder a Donald Tusk al frente del Consejo. Desde el propio Charles Michel, quien busca un retiro de oro para evitar el avispero en el que se van a convertir las negociaciones para formar gobierno en su país, a la propia Ángela Merkel, quien se mostró reacia a esa posibilidad. ¿Qué hay del Parlamento Europeo? La batuta podría caer de cualquier lado con tal de encajar el rompecabezas. Al trono del Banco Central Europeo (BCE) aspiran candidatos alemanes, franceses y finlandeses. 

Paridad

¿Qué hay del equilibrio de género al timón de la UE? Nunca, en los 62 años de historia de la UE, la Comisión fue dirigida por una mujer. Es más, a día de hoy, ni el Ejecutivo, ni el Consejo, ni el Parlamento Europeo, ni la presidencia del BCE están dirigidos por una mujer. ¿Cumplirán los partidos su compromiso con la paridad? A pesar de la presión pública creciente, hay quien tiene dudas.

«Eso es lo que menos me importa. Está bien buscarlo, pero si al final son tres hombres y una mujer, no me parece un elemento del sí o el no (…) Lo mismo digo con el tema geográfico o partidario. Hay que conseguir gente muy buena», asegura una alta fuente diplomática, para quien la igualdad de género no es la prioridad.

Comentarios

Prisas en la UE por desbloquear los nombramientos de los altos cargos antes de julio