El alcalde de Zalamea también espera un desenlace

Si el candidato de IU, Benjamín Sánchez, no se decanta por nadie, será la suerte la que tendrá que resolver el empate a 1.049 votos y cinco ediles que han recibido los candidatos del PSOE y PP


Efe

El alcalde de Zalamea, famoso gracias a la obra de Calderón de la Barca, puede ser designado el próximo día 15 por el lanzamiento de una moneda si el candidato de IU, Benjamín Sánchez, decide no votar al PSOE y revivir una historia de ultrajes y ofensas, en este caso entre las fuerzas de izquierda en el municipio.

Y es que si Sánchez, de 62 años, concejal desde el año 79, con un paréntesis en los últimos cuatro años, no se decanta por nadie, será la suerte la que tendrá que resolver el empate a 1.049 votos y cinco ediles que han recibido los candidatos del PSOE y PP que optan a ser el Pedro Crespo de la próxima legislatura municipal en Zalamea.

Tras las elecciones del pasado 26 de marzo, la localidad pacense vive por tanto una nueva trama teatral, cuyo desenlace no se conocerá en principio hasta el jueves, cuando se decida en asamblea por parte de Unidas por Zalamea: IU/Podemos, como deberá actuar Benjamín Sánchez.

En declaraciones a Efe, el único edil de esta formación dice no estar dispuesto a dar a conocer su voto para no condicionar el de sus compañeros pero sí reconoce que las posturas van a estar muy igualadas entre apoyar a Fuentes o dejar que sea la suerte quien decida al nuevo alcalde de Zalamea.

«Estamos muy quemados», se justifica para explicar que no esté claro el apoyo a los socialistas, «cuando ellos han necesitado de nosotros hemos hecho lo posible y lo imposible por darle nuestro apoyo, pero después, ya si te he visto no me acuerdo. Ese es el problema, que nos machacan en cuando pueden».

En ese sentido recuerda como en la legislatura del 83 al 87 IU llegó a un acuerdo con el PSOE para el gobierno local, pero el idilio les duró poco porque tres meses después se rompió el pacto y «además -puntualiza- se echaron en brazos del único concejal que había en Extremadura del partido Demócrata Liberal de Garriges Walker».

Para Benjamín Sánchez, más que el honor del que hablaba Calderón de la Barca, es la fidelidad a los principios el verdadero «patrimonio del alma» y por ello relata con orgullo que está afiliado al Partido Comunista desde el año 1974 y que por dos veces el PSOE intentó sin éxito que él se pasara a sus filas, lo que sí ocurrió con otros de sus compañeros.

Considera, además, que los socialistas no suelen llevar a cabo políticas de izquierda en el municipio y en concreto cree que Miguel Ángel Fuentes, que es «muy buena persona», ha hecho más bien poco en estos últimos cuatro años como alcalde de Zalamea.

Reconoce que a nadie de IU/Podemos le «pide el cuerpo que haya un alcalde del PP», sobre todo cuando su candidato, José Antonio Murillo, que además es su primo segundo, tiene un talante «autoritario», como demostró cuando gobernó en minoría hace ocho años.

Por todo ello y porque el principal actor del nudo en esta nueva versión del alcalde de Zalamea es consciente de que no apoyar al PSOE les perjudicará, cree que al final se impondrá el «pragmatismo político» frente al pundonor. Habrá que esperar al desenlace.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El alcalde de Zalamea también espera un desenlace