El espontáneo y emocionado abrazo de la reina Letizia con un sordociego de Vigo en silla de ruedas

En la entrega de los premios ¡Buenos días, Javi y Mar! Por un mundo mejor


Vigo

«Un abrazo, reina», debió pensar el sordociego vigués Gerardo Fernández, de 40 años de edad, cuando ayer rodeó con gran efusividad a la reina Letizia en el acto de recepción que se celebró en el Palacio de la Zarzuela para acoger a los ganadores de los premios solidarios de un concurso radiofónico.

Entre los galardonados estaba el policía local vigués Javier Pitillas y Discamino, asociación que ayuda a las personas con diversidad funcional a completar el Camino de Santiago. Con esta iniciativa más de un centenar de personas han llegado a Santiago de su mano demostrando que la generosidad y el esfuerzo sirven para cumplir sueños y ayudar a que otros puedan hacer realidad los suyos. Pitillas, que conoce a Gerardo desde que empezó hace 23 años a ser monitor de atletismo en la ONCE, le indicó a Gerardo con lenguaje de signos que tenía a la reina delante para saludarla. «¡Qué guapa!», le dijo varias veces mientras Letizia le cogía de la mano. A continuación, ella se inclinó para darle un beso y él le dio ese afectuoso abrazo antes de que todos los premiados se colocaran para la foto. Pese a que él estaba en una silla de ruedas y la postura no era la más cómoda, ambos se fundieron en un emotivo abrazo.

La reina Letizia tuvo el gesto durante la recepción a los ganadores de los premios solidarios «¡Buenos días, Javi y Mar! Por un mundo mejor», del programa de la Cadena 100.

Tras el abrazo, Letizia volvió a estrechar la mano de Gerardo para mostrarle también su cariño antes de que se situara en el lugar reservado para la foto de familia con los demás invitados.

Por delante de la reina también han desfilado los otros galardonados en la XII edición de los Premios «¡Buenos Días, Javi y Mar! Por un mundo mejor», con los que el programa de radio reconoce la labor solidaria de seis «héroes anónimos» que han contribuido a mejorar la sociedad.

Además de Pitillas y Discamino, ha sido premiado Noé Valverde, el más joven del grupo, con once años, quien salvó la vida a un bebé que se cayó a una piscina durante la celebración de una comunión. También han recibido la distinción María José Gimeno, fundadora de la asociación Mamás en Acción, que acompaña a los pequeños que están solos en el hospital, y el Centro de Día Reina Sofía, que atiende a pacientes con alzhéimer y otras demencias, según informa la agencia Efe.

Han completado el palmarés Vicente Martínez, quien padece osteogenésis imperfecta, conocida como la enfermedad «huesos de cristal», y recauda fondos para investigarla, y Rubén Conde, con parálisis cerebral, quien entrena a un equipo escolar de fútbol femenino.

Antes de esta audiencia, la reina ha mantenida otra con los asistentes a la reunión del Consejo Internacional del Teatro Real, un órgano encargado de promover la participación de la sociedad civil de ámbito internacional en la institución cultural y difundir su proyecto artístico. La delegación la ha abierto el presidente de la Fundación Teatro Real, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, seguido por el duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El espontáneo y emocionado abrazo de la reina Letizia con un sordociego de Vigo en silla de ruedas