Maduro dice que «ni por las buenas, ni por las malas» llegará Guaidó al poder

El presidente interino le tacha de «dictador» y pide apoyo a las Fuerzas Armadas


BOGOTÁ / COLPISA

«Ni por las malas, ni por las buenas». El mensaje de Nicolás Maduro a la oposición que lidera Juan Guaidó es directo y contundente. Le dejó claro que se siente fuerte, que su caída está lejos, y que el único diálogo posible es que se someta a la Constitución, al mismo tiempo que lo acusaba de golpista.

El día anterior, Juan Guaidó, jefe del Parlamento y presidente encargado de Venezuela, había insistido en preguntar a las Fuerzas Armadas Nacionales (FAN) cuál sería la vía para destituir a Maduro como presidente del país: «Maduro está de salida. La soberbia del régimen hundió al país. La pregunta no es a él, un dictador disociado que no gobierna. Es a la Fuerza Armada Nacional y entorno: ¿Será por las buenas o por las malas?».

La respuesta del líder chavista no se hizo esperar: «Tenemos que dialogar para que ellos vengan a la Constitución y se alejen del golpismo. Porque la oposición quiere dar un golpe de estado en Venezuela. Y se los juro, se los juro, que no podrán, que no volverán ni por las malas, ni por las buenas. Hacia la revolución para largo».

Críticas a Guaidó de sus partidarios

Cada día que pasa, Maduro actúa más de presidente, mientras Guaidó empieza a recibir críticas de sus propios partidarios que comienzan a ver su gira por los estados venezolanos y sus mítines como actos de campaña electoral.

Maduro, en cambio, aprueba recursos para créditos agrícolas, asigna títulos de tierra a la milicia bolivariana, saluda a los rockeros de su país en el Día del Rock, y concede ayudas millonarias a la feria internacional del libro y a la cultura, en un plan que lleva el nombre de Ofensiva Cultural, y hasta ordena la emisión de tres nuevos billetes: de 10.000 (1,43 euros), 20.000 (2,85) y 50.000 (7,05).

Maduro sigue recibiendo espaldarazos como el que este viernes la misma ONU le ofreció al comunicar la visita de Michelle Bachelet a Venezuela la próxima semana. Guaidó tenía programado intervenir ayer en Mérida, donde ha convocado para este sábado a los ciudadanos a otra salida a la calle dentro de la ruta de su llamada ‘Operación Libertad’. Mientras, la cifra de exiliados aumenta. El viernes unos 5.000 venezolanos cruzaron fronteras hacía Perú, que desde este sábado exigirá visado para entrar en su país.

Comentarios

Maduro dice que «ni por las buenas, ni por las malas» llegará Guaidó al poder