Es hora de reivindicar la comedia televisiva

beatriz pallas REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Un libro destaca la importancia de las «sit-com» en los orígenes y evolución de la ficcióncatódica frente al consenso que otorga al drama la etiqueta de la calidad

16 jun 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

El auténtico seriéfilo actual parece disfrutar más cuanto más sufre ante la pantalla. De las masacres de Juego de tronos a la asfixia que provoca Chernóbil, el drama perpetúa a cada paso su imagen asociada a la ficción televisiva de calidad. Pero en el origen de la actual afición por las series ha tenido mucho que ver el género de la comedia de situación norteamericana (sit-com). Para reivindicar su papel y su relevancia acaba de salir a las librerías el libro Sitcom. La comedia en la sala de estar, de los escritores e investigadores Carlos Pott y Manuel Guedán (editorial Lengua de Trapo).

«Se ha impuesto un consenso crítico en torno al drama, desde la primera etapa de la edad dorada de las series, con The Wire, que era una serie muy realista, o Los Soprano, que era muy oscura -explica Manuel Guedán-. Estas marcaron una pauta y parece que la calidad está solo en la trascendencia y en la traducción del paradigma shakespeariano a un contexto contemporáneo. O bien, como ocurre con Chernóbil, en la explicación de grandes acontecimientos históricos, que hacen que la gente tenga la sensación de que se acerca a la historia y a la verdad». Frente a todo eso, el paradigma de la sit-com «parece algo minúsculo en sus espacios, en su cartografía del mundo y en los universos que retrata». «Por eso nos apetecía ponerlo en valor», reivindica Guedán.

Bebiendo de los orígenes que marcó en los años cincuenta I Love Lucy (Yo amo a Lucy), considerada la primera sit-com, y referentes posteriores como La chica de la tele o La hora de Bill Cosby, la irrupción de las nuevas plataformas está reinventando el modelo clásico de comedia. Por un lado, «su eterna reproductibilidad y la posibilidad de ver los capítulos salteados por no tener una narrativa continua no llama tanto al visionado maratoniano» que fomenta el streaming, afirma Carlos Pott.