Casado acude a la Moncloa «por lealtad» y reitera su no a la investidura de Sánchez

Felipe González: «El PP y Cs tendrían que ir un ratito al rincón de pensar»

Sánchez y Casado, el pasado mes de junio en el Congreso
Sánchez y Casado, el pasado mes de junio en el Congreso

Redacción

Pedro Sánchez y Pablo Casado se han reunido este lunes en la Moncloa a iniciativa de Pedro Sánchez. El líder de los conservadores ha acudido a la llamada por «lealtad institucional», han informado fuentes de su partido, que añaden que Casado ha reiterado al secretario general del PSOE el voto en contra a su investidura. También que el líder de los conservadores ha vuelto a exponer ante Sánchez su posición sobre Cataluña y el futuro gobierno de Navarra.

La reunión entre el presidente del Gobierno y el jefe de la oposición llega en un momento en el que las negociaciones para la investidura de Sánchez se encuentran encalladas ante la exigencia de Pablo Iglesias de entrar en el Gobierno. Desde el PSOE se ha pedido durante las últimas semanas una abstención de PP o Ciudadanos. Los conservadores se han reafirmado este lunes en su no. Lo mismo han hecho los dirigentes liberales que tras la renuncia de su portavoz económico, Toni Roldán, han votado de forma mayoritaria por mantener el cordón sanitario en torno a Sánchez y el PSOE. 

Rivera declinó la invitación

El presidente en funciones realizó una idéntica invitación para reunirse en la Moncloa a Albert Rivera la pasada semana, pero el líder liberal, a diferencia de Casado, rechazó acudir. Desde la formación naranja se señala que su dirigente ya ha trasladado en persona en dos ocasiones a Sánchez su voto negativo a la investidura y que «los electores han querido que Ciudadanos haga una oposición seria». «No se va a apoyar a Sánchez ni por activa ni por pasiva», zanjan desde las filas liberales.

La presión a los populares y a los liberales ha llegado también por boca del expresidente del Gobierno Felipe González, quien considera que PP y Ciudadanos deberían irse «un ratito al rincón de pensar» antes de expresar su posición -de rechazo- sobre la investidura de Pedro Sánchez.

«Por un rato piensen ustedes qué quieren para España, no para sí mismos, de acuerdo con la voluntad expresada en las urnas por los españoles, piensen en los problemas más importantes de España y una vez que lo piensen tomen posiciones», ha declarado González a los periodistas antes de participar en un acto en la Casa de América.

González también ha afeado a PP y Ciudadanos, aunque sin nombrarlos, que «legitimen» a Vox, un partido cuyo aumento, ha dicho, le preocupa como a cualquier demócrata europeo.

A las presiones se sumó a última hora de la tarde el secretario de organización del PSOE, José Luis Ábalos, quien ha pedido al PP que «no juegue a ser antisistema» y no boicotee la investidura, porque «el bloqueo no es una opción». Al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, le ha reclamado que se abstenga o apoye la investidura, le ha recomendado «salir del laberinto» en el que se ha metido con su veto a Sánchez y le ha solicitado que «evite convertirse en un problema para su partido y para España». Mientras, ha apremiado al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, a responder a la oferta de Sánchez para que alguno de los suyos ocupe algún cargo en la administración, pero fuera del Consejo de Ministros. Y le ha instado a negociar líneas programáticas, «porque las políticas quedan, las personas somos prescindibles», ha concluido Ábalos.

Iglesias ve una barbaridad la oferta de ocupar cargos intermedios

 La negativa de los socialistas a formar un Gobierno de coalición ha caído como un jarro de agua fría en la formación morada, que aún así se mantiene firme en su exigencia de hacerse con ministerios con competencias sociales, como el de Trabajo. Pablo Iglesias rechazó este lunes la oferta de ocupar cargos medios en la administración. «No me creo que vaya a plantear semejante barbaridad y que nos falte al respeto», dijo sobre Pedro Sánchez. Es más, el secretario general de Podemos llamó al jefe del Ejecutivo a sentarse ya y al PSOE a que «deje atrás esta dinámica de las presiones y las filtraciones». Lo cierto es que a Podemos se le abrirá un horizonte complicado en caso de que el PSOE no se mueva. Iglesias deberá aceptar quedarse fuera del Consejo de Ministros o desencadenar una repetición electoral a la que su coalición llegaría en su momento más bajo en cinco años.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Casado acude a la Moncloa «por lealtad» y reitera su no a la investidura de Sánchez