Boris Johnson busca ahora un acuerdo con Bruselas

El favorito para ser el nuevo primer ministro británico cree que aún es posible un pacto con la Unión Europea

Boris Johnson y su novia, Carrie Symonds, en una idílica imagen difundida por la prensa británica
Boris Johnson y su novia, Carrie Symonds, en una idílica imagen difundida por la prensa británica

Redacción / La voz

A pesar de la tinta que ha hecho correr la disputa con su novia, Carrie Symonds, el exalcalde de Londres, Boris Johnson, mantiene intactas sus opciones para convertirse en el nuevo primer ministro del Reino Unido. Las portadas de los diarios británicos publicaron ayer una fotografía en la que se ve a Johnson y Symonds relajados y acaramelados en un jardín. Se desconoce el autor de la imagen y, sobre todo, el momento en el que fue captada, pero los medios afines, como The Times o The Telegraph, se apresuraron a difundirla para espantar los fantasmas generados por la riña entre el exministro y su pareja que, la noche del pasado jueves al viernes, alarmó a sus vecinos y acabó con una visita de la Policía a su domicilio.

Durante la últimas semanas, y sobre todo a partir del incidente doméstico, Boris Johnson ha optado por dosificar su presencia en los medios. La cadena Sky tuvo que cancelar ayer el debate previsto entre el exalcalde de Londres y su rival en la carrera sucesoria, el actual ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, por la negativa de Johnson a participar en el mismo.

Sí compareció ayer ante las cámaras de la BBC, donde fue sometido a un intenso interrogatorio por parte de la editora política de la cadena, Laura Kuenssberg. Boris Johnson se negó, de nuevo, a hablar de su vida privada. «Sería injusto involucrar a tus seres queridos en este debate», zanjó ante los reiterados intentos de la periodista por averiguar detalles sobre la discusión con Symonds.

Ya metidos en la arena política, el exministro de Exteriores admitió que necesitará alcanzar un nuevo acuerdo con Bruselas para evitar una «frontera dura» entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, así como para sortear la imposición de aranceles que supondría una abrupta salida de la UE sin acuerdo.

Aunque Bruselas ha reiterado que no está dispuesta a reabrir las negociaciones del divorcio, Johnson cree que la UE tampoco está interesada en que se produzca un brexit salvaje, por lo que al final confía en sellar un pacto que obtenga el visto bueno del Parlamento británico.

Comentarios

Boris Johnson busca ahora un acuerdo con Bruselas