El fuego provoca el mayor operativo simultáneo de la Unidad Militar de Emergencias en su historia

Tras estabilizarse el de Tarragona, el más importante se registra entre Toledo y Madrid, donde ya han ardido 2.000 hectáreas


Colpisa

La ola de calor que azota el sur de Europa ha provocado que el fuego sea también protagonista en este inicio de verano. Cuatro grandes incendios centran los esfuerzos de los equipos de extinción: el de la Ribera del Ebro (Tarragona) y tres que se declararon el pasado viernes en Gavilanes (Avila), en Toledo capital y en Almorox, también en la provincia manchega. Este último también está afectando a la Comunidad de Madrid, concretamente a la localidad de Cadalso de los Vidrios. Además de los efectivos regionales, la Unidad Militar de Emergencias (UME), creada en el 2006, ha tenido que desplegar a 725 militares y 191 vehículos para colaborar en las labores de extinción. Es el mayor operativo simultáneo de la UME en su historia.

Por el momento, estos cuatro incendios han arrasado más de 10.000 hectáreas, sin lamentar la pérdida de vidas humanas. El incendio de más magnitud y el que está más controlado es el de Tarragona. El consejero catalán de Interior, Miquel Buch, señaló que el fuego estaba perimetrado en un 90 % y que todavía se intentaba cerrar una parte en el flanco norte derecho. Las altas temperaturas provocaron que los equipos de extinción estuvieran atentos ante el temor de nuevos rebrotes. Además de 350 miembros de los Bomberos de la Generalitat, colaboran 264 soldados de la UME y otros efectivos.

En la localidad de Cadalso de los Vidrios, el Batallón de Intervención en Emergencias con base en Madrid (BIEM I) tuvo que desalojar a unos 400 vecinos de una urbanización ante la proximidad de las llamas, que se originaron en Almorox. Los 159 soldados luchan con los bomberos contra el fuego, que ya ha quemado más de 2.000 hectáreas, y que tiene como mejor aliado al viento para expandirse. En Toledo capital, el fuego quemó cerca de 1.300 hectáreas aunque ya está perimetrado. Además de los bomberos de la ciudad y de la comunidad, trabajan 130 militares de los BIEM I y BIEM II -con base en Sevilla- que, con 30 vehículos, realizaron labores de defensa de urbanizaciones como Montesión y Cerro de los Palos, situadas en el flanco izquierdo del incendio y a las afueras de la ciudad.

En Avila, la UME tiene sobre el terreno a 172 militares con 52 vehículos para colaborar en la extinción del incendio forestal de Gavilanes. El dispositivo militar, perteneciente a los batallones de Madrid (BIEM I) y León (BIEM V), ha tenido como misión el ataque directo y la defensa poblaciones como Pedro Bernardo, amenazada por la avance de las llamas. Además de los efectivos de la UME, también pelean contra los incendios cinco aviones anfibios del Ejército del Aire y tres aparatos del Batallón de Helicópteros de Emergencias del Ejército de Tierra.

Comentarios

El fuego provoca el mayor operativo simultáneo de la Unidad Militar de Emergencias en su historia