Rosselló abandona La Fortaleza asediado por la corrupción y las protestas

El gobernador de Puerto Rico renunció tras una jornada agónica y la formalizará el 2 de agosto

Residente, el exlíder del grupo musical Calle 13, fue uno de los rostros más populares de la protesta callejera que acabó con la carrera de Roselló
Residente, el exlíder del grupo musical Calle 13, fue uno de los rostros más populares de la protesta callejera que acabó con la carrera de Roselló

NUEVA YORK | E. LA VOZ

Ricardo Rosselló se convirtió el miércoles por la noche en el primer gobernador en dimitir en la historia de Puerto Rico. Acosado por miles de manifestantes a la puerta de La Fortaleza, el palacio presidencial, acorralado por los escándalos de corrupción y abandonado por los suyos, Rosselló terminó por presentar su renuncia a las 23:55 horas (5:55 horas en España) en una jornada agónica que tuvo en vilo a todo el país. 

 «Hoy les anuncio que renuncio al puesto de gobernador que se hará efectivo el 2 de agosto», declaró en un vídeo de cerca de 10 minutos publicado en Facebook. Tras repasar sus logros económicos y reivindicar su labor, Rosselló llamó a la «conciliación ciudadana» y a una transición ordenada. 

El mandatario ponía fin así a catorce días de protestas históricas tras la publicación de un chat en el que junto a otros miembros del Gobierno se mofaba con insultos machistas y homófobos de periodistas, adversarios, e incluso, de los 4.645 muertos del huracán María.

Los puertorriqueños apostados a las puertas de la residencia oficial del mandatario construida por Carlos I recibieron la noticia con un grito de júbilo. Por primera vez en dos semanas, dejaron de un lado la creatividad desplegada en las protestas, para arrancarse con un simple «oé, oé, oé, oé». 

 En el centro de la multitud, los cantantes Residente y Nicky Jam, dos de las figuras que más se han implicado en las movilizaciones, celebraron la renuncia fundiéndose en un abrazo. «Somos más y no tenemos miedo» y «Ricky, puñeta, el pueblo se respeta», corearon todos a continuación.

 «Nosotros, los puertorriqueños, logramos cambio de gobierno con manifestaciones pacíficas y sin una sola gota de sangre», declaró Mónica Díaz, una manifestante, en conversación telefónica desde San Juan. Un sentimiento compartido por la mayoría de los 3,1 millones de habitantes de la isla caribeña hartos de la corrupción y de la crisis económica que azotan el país con una deuda externa de 72.000 millones de dólares. 

Rosselló anunció que la secretaria de Justicia, Wanda Vázquez, asumirá la gobernación una vez se concrete su salida que se hará efectiva el 2 de agosto. «Espero que esta decisión sirva como un llamado a la reconciliación ciudadana que tanto necesitamos para seguir adelante», dijo. 

El punto de inflexión se produjo el pasado lunes cuando miles de personas protagonizaron la mayor marcha de la historia moderna del país. «Primero fuimos 50 a recibirlo en el aeropuerto, luego 100, después 1.000 y finalmente millones, la renuncia era inevitable», explicó María Rossi, profesora de educación primaria. Rosselló deja el poder tras completar apenas dos años y medio de su mandato. 

Su dimisión llegó doce horas después de que tres juristas presentaran ante la Cámara de Representantes un informe que el que, tras analizar las casi 900 páginas de conversaciones, se acusa al gobernador de cinco presuntos delitos, entre ellos el de malversación de fondos públicos y aprovechamiento ilícito de los servicios públicos. La Justicia tendrá ahora la última palabra. La voz del pueblo ya aplicó su condena.

Comentarios

Rosselló abandona La Fortaleza asediado por la corrupción y las protestas