Salvini bloquea un barco de su guardia costera con migrantes hasta que sean aceptados por países de la UE

Condiciona el desembarco a la redistribución de los 140 náufragos entre los Estados miembros


roma / corresponsal

El ministro del Interior italiano, el ultranacionalista Matteo Salvini, ha decidido cerrar los puertos italianos también a los barcos de la guardia costera de su propio país y ha impedido el desembarco en la isla de Lampedusa de los 140 inmigrantes a bordo de la lancha Gregoretti. Se trata de los náufragos salvados horas antes por el pesquero siciliano Accursio Giarratano que había solicitado atracar en Malta, cuyas autoridades le negaron el permiso.

Salvini ha frenado la intención del barco de la guardia costera que se acercaba a Lampedusa alegando que las personas salvadas tienen que ser distribuidas entre los Estados de la UE dispuestos a aceptarlos. «He dado disposición para que no se asigne ningún puerto antes de que no haya una redistribución en toda Europa de los 140 inmigrantes», dijo. 

Contacto con Bruselas

La Comisión Europea confirmó haber recibido ayer por la mañana la petición de Roma para que se encargue de la «coordinación activa» que facilite el desembarco de los inmigrantes. Una portavoz de Bruselas precisó que se procederá como «ya se ha hecho en muchos casos parecidos» y por ello «se pondrán en contacto con los Estados miembros» para que las personas salvadas sean distribuidas entre los Estados dispuestos a aceptarlos.

La noche del miércoles, el pesquero Accursio Giarratano auxilió a los migrantes, que estaban deshidratados y en difícil situación a bordo de una balsa a 50 millas de Malta, país en el que solicitaron sin éxito atracar. La situación se resolvió con la intervención de la guardia costera italiana, que mandó uno de sus barcos para trasladarlos a Lampedusa. «Nosotros socorremos con todo el corazón a los inmigrantes en dificultad y lo hacemos en homenaje a la memoria de mi hijo muerto», explicó Gasparre Giarratano, armador del pesquero que patronea su hijo Carlo. Este contó cómo habían ayudado a los náufragos: «Les dimos todo lo que necesitaban: agua y comida». Y añadió: «Si la situación no se hubiera desbloqueado, no sé cómo habríamos podido continuar ayudando a estas personas porque no teníamos suficientes víveres».

El cierre de los puertos italianos fue criticado por el presidente francés, Emmanuel Macron, tras la decisión de Salvini de desertar de nuevo al encuentro sobre inmigración de ministros del Interior de la UE del lunes.

El líder de la Liga sugiere el relevo del titular de Economía si no baja impuestos 

El líder de la Liga y viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini, ligó ayer el destino del ministro de Economía, Giovanni Tria, a una reducción de impuestos. «Si el ministro de Economía dice que no hay margen para una rebaja de impuestos y que tenemos que posponerla al año que viene o al siguiente, bueno... el problema es él o yo», dijo en una entrevista a la cadena Radio24.

El otro viceprimer ministro italiano, Luigi Di Maio, criticó las palabras de su compañero al señalar: «Son horas en las que Salvini dice que están perdiendo la confianza en el ministro de Economía y en el primer ministro. Yo digo que esto no es bueno para el país», recogió el diario italiano La Reppublica.

Salvini afirmó el pasado jueves que Italia está estudiando rebajas de impuestos por un importe total de 10.000 millones de euros en el presupuesto para el próximo año. Esto enfureció al primer ministro, Giuseppe Conte, al abrir Salvini las negociaciones de los Presupuestos de Italia por su cuenta.

Comentarios

Salvini bloquea un barco de su guardia costera con migrantes hasta que sean aceptados por países de la UE