Trump logra que el Tribunal Supremo desbloquee más de 2.500 millones para el muro fronterizo

Dos tribunales de inferior rango se lo habían denegado al considerar ilegar la maniobra de sortear al Congreso

Donald Trump, durante una visita al muro fronterizo con México el pasado mes de abril
Donald Trump, durante una visita al muro fronterizo con México el pasado mes de abril

Washington/ E. La Voz

Según el resultado, Donald Trump manifiesta su respeto por los tribunales o, si le contrarían, se enfurece hasta llegar a denunciar la «tiranía del sistema». Esta semana acaba con el presidente celebrando la «gran VICTORIA» (en mayúsculas en el original) del «Estado de derecho». El Tribunal Supremo ha dado un empujón al desarrollo de su prometido muro fronterizo con México al permitirle hacer uso de los 2.500 millones de dólares que desvió del presupuesto del Pentágono para construir varios tramos de su ansiado tabique con el que aspira a frenar la inmigración ilegal. Dos tribunales de inferior rango habían congelado el acceso a los fondos al considerar ilegal la maniobra de sortear al Congreso, que tiene la potestad presupuestaria. Sin entrar en el fondo del asunto, el Supremo permite que, mientras dure el litigio, la Administración siga adelante con sus planes.

El alto tribunal, que se encuentra en un receso vacacional, decidió por vía de urgencia, a pesar de contar con los votos en contra de los jueces progresistas. El argumento de la Casa Blanca es que corría el riesgo de perder el dinero, dado que el año fiscal finaliza el próximo 30 de septiembre. Para evitarlo, uno de los jueces propuso sin suerte permitir que se adjudicaran los contratos de construcción, pero suspender el inicio de las obras mientras se resuelven las demandas para no causar un daño irreparable a los demandantes. 

Acuerdo con Guatemala

En los tribunales acabará probablemente también el acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y Guatemala por el que, sin citarlo expresamente, el país centroamericano se convierte en «tercer país seguro». Los emigrantes de Honduras y El Salvador que soliciten asilo en Estados Unidos serán devueltos a Guatemala si no han hecho previamente escala en este país durante su viaje hacia Norteamérica.

Se da la paradoja de que Guatemala es el país centroamericano del que más gente huye hacia el norte, por lo que resulta difícil creer que sea un país seguro para quienes emigran e intentan escapar de la violencia y la pobreza en Honduras y El Salvador. A pesar de que el propio Departamento de Estado advierte a sus ciudadanos de la violencia pandillera y asesinatos en Guatemala, el secretario de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, defendió el viernes que es un lugar apropiado para ellos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Trump logra que el Tribunal Supremo desbloquee más de 2.500 millones para el muro fronterizo