Blanca, la primera persona con Síndrome de Down con un Grado universitario en España

La joven es graduada en Terapia Ocupacional por la Universidad Católica de Valencia


La Voz

Todo un reto de superación. Blanca San Segundo, de 30 años, es la primera persona con Síndrome de Down que finaliza un Grado en España con el Plan Bolonia. La titulación que eligió fue Terapia Ocupacional y la cursó en la Universidad Católica de Valencia. «Lo he sacado a base de esfuerzo, trabajo y superación. Estoy muy contenta, aún no me lo creo», asegura la joven. Hace más de una década, un reconocimiento parecido era el que llevaba Pablo Pineda, al convertise no solo en el primer español, sino europeo, en conseguir una titulación universitaria. La suya era una Diplomatura en Magisterio. 

Blanca siempre ha estudiado como una más, con el mismo nivel de exigencia que el resto de sus compañeros. Así, asegura que «nunca» tuvo una adaptación curricular, pero reconoce la gran ayuda que supuso que sus profesores siempre apostaran por ella, al igual que su familia. 

Después de estudiar un ciclo de integración social con diferentes actividades, hizo prácticas en un centro para personas con parálisis cerebral. «Cuando veía lo que hacían y lo que conseguían, me emocionaba y por eso quise estudiar más para poder dedicarme a ello», subraya.

Una de las particularidades del Plan Bolonia es que las asignaturas son más prácticas y aumentan los trabajos en equipo. Estos últimos, reconoce Blanca, «eran complicados» porque trabaja en la escuela infantil inclusiva L'Alquería de Valencia desde hace ocho años, donde atiende a alumnos con discapacidad. «Me ha gustado mucho estudiar este grado y ya solo me falta hacer la defensa del trabajo de fin de grado sobre terapia en aulas de niños con autismo», aclara.

«Me encanta mi trabajo, ayudo a los niños a comer y en su rutina en la escuela. Juego con ellos, les leo cuentos y también puedo ser un ejemplo para ellos y para que sus padres entiendan que la educación debe ser inclusiva», defiende Blanca, que también se ha animado participar de manera activa en la política. Blanca San Segundo ocupó el puesto 8 de las lista de Ciudadanos para el Ayuntamiento de Godella (Valencia) en los comicios municipales del pasado 26 de mayo. Todo ocurrió gracias a una amiga que la animó a integrarse en la formación naranja: «Que una persona con discapacidad pueda defender sus ideas, y que estas lleguen a la política municipal, es muy importante», señala. 

Esfuerzo y constancia

Blanca es una fiel defensora de que las cosas se consiguen a base de esfuerzo y trabajo. Con orgullo reconoce que «nunca» le han regalado nada y que todo ha sido «a base de esfuerzo y constancia». Está convencida, además, de que la «empatía» de las personas con discapacidad intelectual es una cualidad «necesaria» en política: «Siempre hay que ponerse en el lugar del otro».

La joven quiere remarcar también lo importante que es el «apoyo de la sociedad» para las personas con Síndrome de Dow e insiste en que, aunque le gusta hacer las cosas típicas de jóvenes de su edad, como viajar o ir al cine, su prioridad ahora son la política y los derechos de las personas con discapacidad. 

El primer universitario de Europa con síndrome de Down

Elisa Álvarez

Reportaje | La lucha por la integración social Pablo Pineda, malagueño diplomado en Magisterio y alumno de Psicopedagogía, explicó ayer en Santiago las claves de su proceso de superación personal

A los ocho años conoció al profesor Miguel López. «¿Tú sabes qué eres síndrome de Down?», le preguntó. «¿Soy tonto?», respondió Pablo con otra pregunta. «No». La siguiente fue si podía seguir estudiando, a lo que al catedrático de Didáctica no puso ningún impedimento. Desde entonces, Pablo Pineda ha terminado sus estudios obligatorios, BUP, COU, selectividad y Magisterio, y ahora cursa Psicopedagogía en la Universidad de Málaga.«La gente ve mis rasgos y me dice: ¿En el cole, no? Cuando les digo que soy universitario, la cara que ponen es de antología, se quedan boquiabiertos». Pablo Pineda es un precursor, al convertirse en el primer europeo con síndrome de Down que ha finalizado los estudios superiores. Malagueño extrovertido, dio ayer una charla en el Colegio de Abogados de Santiago, sobre las claves de la superación personal. ¿Y cuáles son las suyas? Una gran autoestima -«Soy de los que no tienen abuela», asegura-, un espíritu luchador, muchísimo sentido del humor -«es muy bueno reírse de uno mismo, la mejor manera de poder corregirse»- y dosis de paciencia «infinitas».AnécdotasTener los ojos rasgados en una sociedad plagada de tópicos y prejuicios es difícil. Hay que soportar a los que pasan al lado de uno exclamando: «Ay, mira, pobrecito!». O a los que, al verle solo por la calle, se abalanzan sobre él -Pablo representa la escena de la garra cayéndole encima mientras lo cuenta-, y le cruzan la calle para dejarlo a buen recaudo al otro lado de la acera. «¿Qué vas a hacer?, no lo hacen con mala idea, tienes que dejarte cruzar y después darles las gracias», explica.Pero Pablo no llegó ayer a Santiago para hablar de las barreras que se cruzaron en su camino -las peores, las legales, que impedían su acceso a la universidad y siguen impidiendo que pueda presentarse a una oposición-, sino de sus logros, que han sido muchos y aún serán más. No decidió que quería estudiar una carrera hasta que hizo la selectividad, pero cuando entró en la facultad y miró hacia arriba no pudo evitar pensar: «Aquí estás». Fue un estudiante atípico -«no he copiado ni he dejado copiar»- al que se le daban muy bien las materias de pedagogía. Las matemáticas, sin embargo, siempre fueron su hueso.El futuroAhora compagina su trabajo en el Ayuntamiento de Málaga con los estudios de Psicopedagogía, aunque hace sus pellas cuando está cansado. Ve el futuro con optimismo, porque aunque la inserción laboral es complicada, él tuvo la suerte de que le llamaran desde el Ayuntamiento. Pablo, que aboga por nuevas políticas sociales, desmiente tópicos: «Somos sinónimo de productividad».

Seguir leyendo

Comentarios

Blanca, la primera persona con Síndrome de Down con un Grado universitario en España