La Voz

El Gobierno en funciones de Pedro Sánchez pedirá a Fiscalía que investigue los homenajes que la izquierda abertzale ha rendido en Gipuzkoa este fin de semana a los etarras Xabier Ugarte Villar y José Javier Zabaleta «Baldo» tras su salida de la cárcel.

Moncloa considera que el recibimiento de los presos etarras por parte de sus familias «no puede convertirse en ningún caso en homenajes públicos, en los que se hace un reconocimiento del preso y se legitiman sus crímenes».

El Ejecutivo también ha lamentado que durante el recibimiento a Ugarte, un equipo informativo de Antena 3 haya sido acosado «en un claro ataque a la libertad de información y de expresión».

«La izquierda abertzale debe hacer autocrítica y dejar de promover estos actos de exaltación que provocan un dolor añadido a las victimas y sus familias», concluye el comunicado, en el que el Gobierno en funciones reitera que trabaja para «reconstruir la convivencia en paz y en libertad en el País Vasco».

Cumplieron 30 años de los 200 de condena

Fin de semana doloroso para las víctimas del terrorismo de ETA. El sábado fue excarcelado el exjefe de ETA José Javier Zabaleta Elosegi, alias Baldo, que abandonó la cárcel de Zuera (Zaragoza) tras cumplir 29 años de condena. Y este domingo quedaba en libertad Xabier Ugarte Villar, quien estaba recluido en la cárcel de Topas (Salamanca). Cumplió 22 años de condena por varios delitos, entre otros el secuestro del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, el más largo de la historia de la organización terrorista.

Ugarte fue detenido el 1 de julio de 1997 en Oñate, su localidad natal, el día en el que la Guardia Civil liberó a Ortega Lara tras 532 días secuestrado. En la misma operación se apresó también a José Miguel Gaztelu Ochandorena, José Luis Erostegi Bidaguren y Josu Uribeetxeberria Bolinaga.

Xabier Ugarte Villar fue juzgado por estos hechos y el 29 de junio de 1998 fue condenado, al igual que sus compañeros de comando, a 32 años de cárcel por «secuestro terrorista y asesinato alevoso en grado de conspiración», ambos delitos con el agravante de ensañamiento.

La sentencia destacó que los procesados asumieron voluntariamente que Ortega Lara iba a morir como consecuencia del larguísimo encierro y de la insalubridad del zulo excavado en una lonja de Mondragón en la que mantuvieron oculto al funcionario de prisiones. Durante el juicio, Ugarte y el resto de acusados reconocieron haber participado en el secuestro, pero negaron que su intención fuera dejar morir Ortega Lara. Además de este crimen, este miembro de ETA acumulaba más de 200 años de condenas por otro secuestro y por su participación en otros atentados, recoge Europa Press.

La pena más larga que se le impuso fue de 145 años de prisión por el atentado contra una patrulla de la Guardia Civil en la carretera Oñate-Legazpia (Guipúzcoa) en agosto de 1987, que causó la muerte a dos agentes y heridas a doce.

También cumplía 26 años más de cárcel por su participación en un atentado con una bomba-lapa contra un guardia civil, que resultó herido grave, cometido el 13 de mayo de 1985 en Mondragón.

En noviembre de 1998, Ugarte fue condenado a 14 años de prisión por el secuestro del industrial Julio Iglesias Zamora, que se prolongó entre el 5 de julio y el 29 de octubre de 1993 y para el que los terroristas utilizaron el mismo escondrijo de Mondragón en el que años después ocultaron a Ortega Lara. Por construir este zulo, la Audiencia Nacional lo volvió a condenar, esta vez a 36 años de cárcel, en noviembre del 2000.

El Ayuntamiento de Oñate, gobernado por EH Bildu, se ha hecho eco en su página web y en las redes sociales de la puesta en libertad de este preso de ETA y ha informado de que se esperaban de que llegase a la localidad guipuzcoana por la tarde.

Por su parte, la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) ha denunciado en la Audiencia Nacional el homenaje celebrado este sábado en la localidad guipuzcoana de Hernani al exjefe de ETA José Javier Zabaleta Elosegi, alias Baldo, que abandonó la cárcel de Zuera tras cumplir 29 años de condena. A su juicio, se ha incurrido en delitos de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas. 

Denuncia de las víctimas

Además, ha destacado que, en el currículo delictivo de José Javier Zabaleta Elosegi, destacan, entre otros, su participación en el atentado cometido por ETA en 1980 contra un bar de Zarauz (Guipúzcoa), en el que murieron cinco personas y por el que se le impuso una pena de 100 años de cárcel. También participó en un atentado con coche bomba perpetrado el 24 de mayo de 1984 en Pamplona, en el que murió el capitán de la Guardia Civil Luis Ollo, y por el que fue condenado a 49 años de cárcel, y el lanzamiento de granadas contra un cuartel del Cuerpo Nacional de Policía en San Sebastián, que se saldó con daños materiales, y por el que se le condenó a 33 años de prisión.

La AVT ha recordado que uno de sus «pilares básicos es defender la dignidad de las víctimas del terrorismo». Por ello, este mismo domingo por la mañana ha presentado una denuncia en la Audiencia Nacional para que se proceda a la identificación de los responsables del acto de homenaje al exjefe de ETA y de las personas que figuren como convocantes.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El Gobierno llevará a la Fiscalía los homenajes a los etarras Baldo y Ugarte