Anticapitalistas cuestiona el liderazgo de Iglesias y apuesta por reconfigurar Unidas Podemos

Su portavoz, Raúl Camargo, subraya que la izquierda en España «no puede seguir funcionando como hasta ahora». Lamenta que la formación morada «se ha asemejado bastante a los partidos tradicionales» y se ha alejado del espíritu del 15M


Redacción

Anticapitalistas señala que el liderazgo del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, «no ha sido positivo» para la formación morada y considera que una vez finalice el ciclo de elecciones e investidura, la izquierda alternativa debe ir hacia una reconfiguración del espacio en el que se den fórmulas de cooperación entre actores políticos «más abiertas y menos dañinas» que las llevadas a cabo por la dirección de Podemos.

El portavoz de Anticapitalistas, Raúl Camargo, ha señalado en una entrevista con Europa Press que «el espacio de Unidas Podemos debe ir hacia esa reconfiguración» porque la izquierda en España «no puede seguir funcionando como hasta ahora». Y aunque entiende que «un paraguas unitario» para concurrir a elecciones es necesario, aboga por lograr un espacio que sepa asumir la pluralidad de la izquierda.

Así, cree que la fórmula de Podemos, «que impone a todas las demás --fuerzas del espacio-- de forma constante sus puntos de vista», no ha funcionado, y considera que por muchos cambios que lleven a cabo en el seno de su Ejecutiva, ya hay muchas personas que han abandonado el proyecto. Para Camargo, la remodelación del Consejo de Coordinación aprobada en el Consejo Ciudadano Estatal celebrado tras las autonómicas de mayo no ha servido para mejorar el proyecto.

«Debe haber cultura de debate y de discusión»

De esta manera, Anticapitalistas, que se integra como corriente dentro de Podemos, aboga por superar la marca Unidas Podemos e ir hacia una fórmula en la que haya un reconocimiento de los actores políticos que forman el espacio, donde se llegue a pactos para los acuerdos y las discrepancias. «Debe haber cultura de debate y de discusión, hasta ahora no ha funcionado bien», confiesa.

El portavoz de la corriente, exdiputado en la Comunidad de Madrid, cree que esa nueva forma para Unidas Podemos debe permitir la coexistencia de las distintas organizaciones «sin que unas se vean sometidas a otras», y cree que esto debe pasar por crear órganos intermedios con mesas de negociación.

Por eso, desde esta organización apuestan por ir a fórmulas de dirección de ese espacio distintas a las que ha llevado a cabo Iglesias, buscando portavocías y liderazgos corales de manera que el poder «no esté tan concentrado». Señala Camargo que el modelo de secretarios generales que se impuso en Podemos no es de su agrado y se debería haber optado por direcciones más colectivas con órganos de dirección sometidos a las bases y con estructuras intermedias que deliberaran también.

«Ese el modelo que debe seguir una izquierda que aspire a perdurar y que aspire a representar una forma de hacer las cosas distinta a los partidos tradicionales», indica, para luego lamentar que la formación morada «se ha asemejado bastante a los partidos tradicionales en su forma de actuar y eso ha supuesto una debilidad importante».

Para los Anticapitalistas, un modelo que cuadra con esta idea organizativa de la izquierda alternativa es Adelante Andalucía, la coalición andaluza es para ellos una fórmula correcta de «cooperación entre iguales» porque tanto Podemos Andalucía como IU «no se han unido bajo la lógica de que uno se pone detrás del otro, o subordinado como sí ha ocurrido en Unidas Podemos».

Señalan que en el espacio político andaluz hay liderazgos compartidos y «una forma fresca» de relacionarse con la gente, además de una «máxima estratégica compartida» por todas las organizaciones que conviven.

Apuesta estratégica «clara»

Para Camargo, el hecho de que desde un principio Adelante Andalucía haya dejado claro que no entraría en un gobierno de coalición con el PSOE de Susana Díaz, fue positivo electoralmente y le llevó a obtener unos resultados significativos en las autonómicas. De hecho, afirma que consiguieron los mejores resultados en el conjunto del Estado.

En este punto, Camargo recalca que aunque tras las elecciones había quien pedía en el seno de Podemos la dimisión de la secretaria general, Teresa Rodríguez, finalmente «se ha visto que el andaluz ha sido el mejor resultado de todos», incluso mejor que el de Iñigo Errejón con Más Madrid, «o mejor que el de las generales de Unidas Podemos».

Por este motivo, insiste en que sería positivo que el modelo andaluz se extendiera al conjunto del Estado, y afea a Podemos que sea «una organización jerárquica, sin deliberación, con poco respeto por las minorías y con poca capacidad de integración».

Podemos, alejado del espíritu del 15M

A juicio de Camargo, uno de los problemas de Unidas Podemos es que se fijó objetivos electorales demasiado ambiciosos --«superar al PSOE, ganar elecciones»-- y por el camino «sacrificó muchas cosas para obtener el beneficio mayor que era ganar». Por eso, ahora considera que debe darse una reflexión en la interna del espacio político e ir a una fórmula como la de Adelante Andalucía, en el que haya «cooperación entre iguales, un modelo más abierto y plural, y con delimitación estratégica clara».

En este sentido, señalan que si bien el movimiento 15M no era partidista, la formación morada en su origen recogió «una parte de su espíritu», pero lamentan que tras la asamblea de Vistalegre I, se alejaron de esas formas iniciales al asumir un modelo organizativo más asemejable a otras fuerzas. «Tras Vistalegre hay una ruptura clara con ese espíritu del 15M», indica Camargo.

Por eso, desde Anticapitalistas consideran que la izquierda alternativa debe ir hacia la construcción de una herramienta electoral «a la altura de los tiempos»« y que no sea simplemente algo como el resto de partidos tradicionales solo que «un poco más a la izquierda».

En este sentido, afirman que la formación Más Madrid no se puede ubicar en el espacio de la izquierda alternativa, máxime cuando han votado junto a Vox en el proyecto urbanístico Madrid Nuevo Norte, «el mayor pelotazo urbanístico en 40 años».

Además, consideran que las fronteras entre la formación de Íñigo Errejón y el PSOE «cada vez se van a ir haciendo más imperceptibles». «Esa fuerza va hacia otro espacio y otros caladeros. No se puede contar con ella para transformar la situación política del país«, ha lamentado Camargo.

Opina que Más Madrid va hacia «algún tipo de fusión o acuerdo» con el PSOE porque nace con la intención de adaptase al medio y convertirse en un nuevo centro izquierda. Por eso descarta que esa plataforma política sirva o esté para construir una fuerza plural de las izquierdas con afán transformador y que se enfrente a los grandes retos».

Comentarios

Anticapitalistas cuestiona el liderazgo de Iglesias y apuesta por reconfigurar Unidas Podemos