Polémica campaña contra la violencia machista de la Junta de Andalucía

Ha sido tachada de frívola y banal por usar mujeres sonrientes que no eran víctimas

C. R.
Redacción

«Pero la vida siempre es más fuerte». Este fue el lema elegido por la Junta de Andalucía para nombrar su nueva campaña contra la violencia de género. Y, como viene siendo habitual desde el cambio de gobierno en la comunidad andaluza, la polémica ha vuelto a tener cabida. En este caso, han sido las imágenes que acompañan al anterior título. Unas imagénes que ya en un primer momento resultaron sorprendentes a los internautas, quienes las tacharon de frívolas al mostrar mujeres sonrientes. Demasiado.

Tanto hizo dudar, que ahora ha salido a la luz la verdadera procedencia de estas fotografías: un banco de imágenes. Unos rostros felices que no representan a víctimas reales, sino a modelos de catálogos. No es la primera campaña que emplea fotografías recogidas en estos bancos. Ni será la última. La polémica, lejos de aparecer con motivo de las imágenes, también está relacionada con el vídeo publicitario de la campaña. En el inicio de este, se puede leer el siguiente comentario: «Advertencia. Las mujeres que van a ver a continuación han sido víctimas de malos tratos». Las críticas han llegado tan lejos que, ahora, se pide a la Junta que retire esa campaña.

Conzeta Publicidad, la agencia encargada de la campaña, aclaraba que, efectivamente, no solo las mujeres que aparecen no han sufrido realmente malos tratos, sino que, además, son actrices escogidas. Ante esto, alegaron que se hace en cualquier otra iniciativa, añadiendo que «hubiera sido una irresponsabilidad utilizar mujeres reales que han sufrido malos tratos, ya que se hubiera puesto en peligro su seguirdad». 

Lo propio ha hecho la Junta de Andalucía. En las redes sociales, han salido al paso de las críticas. Juan Marín, vicepresidente, ha considerado «totalmente inaceptable» la utilización política de la violencia machista, y ha alegado que la Junta «jamás frivolizará» sobre el sufrimiento de «todas las mujeres que han sido víctimas». «No daremos ni un paso atrás. Acabar con esta lacra es nuestra prioridad. #ViveDenuncia», ha publicado en su perfil de Twitter. De igual modo Rocío Ruiz ha manifestado su parecer. La consejera de Igualdad y Políticas Sociales, que reafirmaba el sentido de la campaña, se deshizo en retweets a otros internautas que no dudaron en defender la campaña. 

La respuesta política no se hizo esperar

Ante los últimos acontecimientos, tanto PSOE como Unidas Podemos han exigido la retirada de la polémica campaña. Rodrigo Sánchez Haro, portavoz adjunto de los socialistas en el Parlamento andaluz, ha argumentado esa petición asegurando que la campaña es «ofensiva» para las mujeres que hayan sufrido violencia de género. «Es una campaña que no gusta a nadie, quizá solo a la extrema derecha de Vox a la que el gobierno de PP y Cs tiene que agradar», añadía.

Si en algo coincidía la formación morada con Sánchez Haro ha sido en lo frívola que es la campaña y cómo banaliza la violencia de género. Maribel Mora, secretaria de Acción Institucional de Podemos Andalucía, recalcó, además, que se pone el foco «únicamente en la víctima y en la obligación de que denuncie». «El camino de la denuncia no es fácil para sonreír, sino que es duro, largo y con complicaciones», subrayó la también diputada de Adelante Andalucía, que considera que se requieren «medidas en profundidad en el marco de una ley que no se está ejecutando».

Tras estas declaraciones, la Junta ha atacado a las formaciones, denunciando que, con sus críticas, pretenden «arañar un puñado» de votos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Polémica campaña contra la violencia machista de la Junta de Andalucía