La España autonómica se abona a los pactos multipartidistas para gobernar

Las alianzas rigen a 40 millones de españoles y solo Galicia, Asturias, Castilla-La Mancha y Extremadura son monocolores


madrid / la voz

Pese a que la era del bipartidismo en España está muerta y enterrada, nuestro país sigue siendo una rareza en el ecosistema político europeo, donde los gobiernos de coalición -los hay en 19 de los 28 países de la UE- funcionan con una normalidad desconocida dentro de nuestras fronteras, al menos, en el plano estatal. Y es que, aunque conformar un Ejecutivo pluripartidista se ha convertido en el quebradero de cabeza nacional en las dos últimas legislaturas, la fórmula de los pactos a varias bandas lleva tiempo rodando en las administraciones territoriales. De hecho, hoy solo cuatro de las diecisiete comunidades tienen gobierno monocolor, tres de ellas con mayoría absoluta: Galicia, donde el popular Núñez Feijoo encara la recta final de su tercer mandato; Castilla-La Mancha, después de que García-Page recuperara la comunidad para los socialistas en el 2015; y Extremadura, donde Fernández Vara también revalidó la victoria del PSOE. A los anteriores se suma Asturias. Allí el socialista Adrián Barbón gobierna en solitario -en minoría- con el respaldo parlamentario de Izquierda Unida (Podemos no apoyó su investidura).

En este escenario, diferentes fórmulas de alianzas -desde los bipartitos andaluz o madrileño hasta los tripartitos valenciano o navarro- rigen las vidas de prácticamente 40 millones de españoles.

Preside nueve comunidades. Los socialistas presiden nueve comunidades, después de que este mismo martes se cerrara el acuerdo a tres bandas (con Podemos e IU) que devolverá el Ejecutivo de La Rioja al PSOE, con Concha Andreu al frente.

Junto con las referidas mayorías absolutas de Castilla-La Mancha y Extremadura, y la presidencia de Asturias, el PSOE lidera los Ejecutivos de la Comunidad Valenciana (en coalición con Compromís y Podemos), Aragón (con el Partido Aragonés, Podemos y la Chunta); Navarra (tienen consejerías Geroa Bai y Podemos, e IU da soporte parlamentario), y Baleares (junto con Podemos y Més). Se suma también el Gobierno de Canarias, en coalición con Nueva Canarias, Podemos y Agrupación Socialista de La Gomera. Del mismo modo, forman parte de los Ejecutivos vasco (presidido por el PNV) y cántabro, liderado por el Partido Regionalista de Revilla.

PP

Cinco Ejecutivos. Con Galicia como único territorio en el que conserva la mayoría absoluta, el PP salió de las elecciones del 26 de mayo salvando -vía pactos con Ciudadanos y Vox, recién llegado a las instituciones- las comunidades en las que ya gobernaba. Es el caso de Castilla y León, Murcia y esta misma semana Madrid. A los anteriores hay que añadir también Andalucía, donde el popular Juan Manuel Moreno desalojó a los socialistas el pasado diciembre, gracias a la coalición con la formación de Albert Rivera y el respaldo de los de Santiago Abascal.

CIUDADANOS

La muleta de los populares. Si para el PSOE el socio prioritario es Podemos, en el caso de los populares ese papel es el Ciudadanos. Los naranjas han tocado poder en cuatro territorios (Andalucía, Madrid, Castilla y León y Murcia) de la mano del PP, pese a que pactar con los socialistas -a lo que Rivera se niega desde antes de los comicios- les podía haber dado la presidencia castellanoleonesa.

PODEMOS

Relevancia mínima. Empeñados en alumbrar con Pedro Sánchez el primer gobierno de coalición, los de Iglesias tienen las vicepresidencias de Valencia y Baleares, así como un consejero en los Ejecutivos aragonés, canario y navarro. En La Rioja tendrán la consejería de Participación.

Comentarios

La España autonómica se abona a los pactos multipartidistas para gobernar