La suscripción se ha puesto de moda

Nike y Gap ofrecen el envío de varias prendas al mes por una cuota fija y expanden la fiebre de las tarifas planas

G. L.
Redacción / La Voz

La cultura de la suscripción gana músculo día tras día. Distintos sectores están comenzando a aplicar este modelo en sus actividades, y el más reciente es el de la moda. En un intento por fidelizar a sus clientes y garantizarse unos ingresos recurrentes, en la mayoría de los casos (o para frenar la producción desmesurada que trae consigo la fast fashion, en otras iniciativas) muchas marcas textiles ofrecen ya el envío periódico de prendas o zapatillas a cambio de una cuota fija. Se suman así a la fiebre de la tarifa plana, una tendencia que se está extendiendo a otros sectores como la automoción, los videojuegos o el reparto de comida, que también apuestan por la suscripción.

El servicio aún está despegando, pero se le augura una gran acogida, teniendo en cuenta la buena recepción que tienen empresas basadas en este sistema, como Netflix.

TEXTIL

Nike ofrece renovar cada pocos meses las zapatillas de los niños. La multinacional estadounidense, la marca textil mejor valorada del mundo, ha lanzado el programa «Nike Adventure Club», que permitirá a los padres que se inscriban en él recibir un par de zapatillas nuevas para sus hijos cada uno, dos o tres meses. El servicio cuesta entre 20 y 50 dólares mensuales, dependiendo de la periodicidad que se elija, y por el momento estará disponible solo en Estados Unidos, orientado a niños de entre 2 y 10 años. Cuando ya nos les valgan los zapatos, los padres podrán optar por conservarlos para regalarlos o devolverlos a Nike para que los recicle.

Gap ofrece tres prendas al mes en alquiler. En el caso de Gap, que aterriza en el mundo de la suscripción con su marca Banana Republic, la idea es diferente. Su Pasaporte de Estilo, que es como se llama el programa, permitirá a sus clientes, por 85 dólares mensuales, recibir tres prendas de ropa cada mes, con envíos, cambios, devoluciones y servicio de lavandería gratuitos. Eso sí, tendrán que devolverlas.

Nuuly: la unión hace la fuerza. Levi’s, Urban Outfitters, Reebok, Lauren Ralph Lauren, Zadig & Voltaire, Callahan y otras marcas de ropa se unen en Nuuly, una plataforma donde los usuarios podrán alquilar seis prendas cada mes por un precio de 88 dólares. Aunque se deben devolver pasado ese tiempo, si a los consumidores les gusta en especial alguna de ellas tienen la posibilidad de comprarla. Dirigida a un público joven, Nuuly pretende compatibilizar sus necesidades constantes de ropa con una producción sostenible. En sus comienzos se limitará a colecciones femeninas, e incluirá ropa vintage.

VIDEOJUEGOS

Google Stadia: ni consola ni disco físico, solo hará falta un mando. Google dista mucho de ser un mero buscador, pues recientemente presentó Google Stadia, su propio servicio de suscripción de videojuegos. Sin necesidad de consola, se podrá disfrutar de la gran cantidad de videojuegos que ofrece este servicio desde el ordenador, el televisor, la tableta o el teléfono móvil de la marca, el Pixel. No obstante, es necesario adquirir un mando para poder jugar. Hay dos programas disponibles: Stadia Base, que llegará en el 2020 y será gratuito, y Stadia Pro, que por un precio de 9,99 euros al mes permitirá jugar en resolución 4K y acceder a otros juegos y descuentos exclusivos.

AUTOMÓVILES

Volvo acelera la suscripción de coches. El fabricante de automóviles pretende revolucionar la manera en que usamos nuestro vehículo, alejándose de la propiedad y apostando por una suscripción que dará derecho a los usuarios a disponer de tres de sus modelos. Tras pagar una cuota mensual que ronda los 500 euros, aquellos que contraten «Care by Volvo» dispondrán del coche en todo momento. El precio incluye además el pago el seguro, el impuesto de matriculación, el mantenimiento, la ITV, las reparaciones, la asistencia en carretera, la sustitución de los neumáticos y un vehículo de sustitución en caso de avería.

Bipi aporta la huella española. La start-up Bipi, nacida en España, es pionera en nuestro país en la suscripción de vehículos. Según Frost & Sullivan, en el 2025 el 10 % de los coches de Europa y Estados Unidos funcionarán bajo este modelo, por lo que en Bipi pretenden afianzar esta cultura y liderar el cambio en España. Con suscripciones personalizables a partir de 250 euros, la compañía ofrece más de 40 modelos de coches diferentes para distintos perfiles de conductores.

REPARTO DE COMIDA

Deliveroo y Glovo se disputan el liderazgo. Las dos aplicaciones más famosas de reparto de comida a domicilio rivalizan por liderar el sector. En esta lucha, ambas han implementado programas de suscripción con beneficios para sus usuarios. Por 5,99 euros mensuales, Glovo ofrece gastos de envío gratuitos e ilimitados. Por el mismo precio, Deliveroo no solo elimina los gastos de envío, sino que añade ofertas exclusivas de algunos restaurantes.

LUZ Y GAS

Las eléctricas impulsan las tarifas planas. La cultura de la suscripción impregna poco a poco toda la actividad económica, sin discriminar a ningún sector. De esta manera, las compañías que ofrecen luz y gas (en Galicia la mayor cuota de mercado la tiene Naturgy) últimamente incluyen en su catálogo de ofertas las tarifas planas. Un servicio que potencian argumentando que permite a sus clientes conocer cuánto pagarán cada mes. Eso sí, es preciso hacer un cálculo del consumo habitual porque no se trata de una tarifa ilimitada, y si se pasan los megavatios contratados la factura se regulariza a final de año.

Comentarios

La suscripción se ha puesto de moda