Tras una cirugía con baipás: rehabilitación cardiaca y estilo de vida adecuado

Esto es lo que tendrá que hacer el rey Juan Carlos después de su operación


EFE

Una cirugía de corazón con implantación de baipás, como la realizada al rey Juan Carlos, requiere una recuperación postquirúrgica a base de rehabilitación cardíaca (respiratoria, física y psicológica), además de un estilo de vida adecuado.

Así lo ha explicado a Efe el presidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), el cardiólogo Carlos Macaya, quien considera que el tiempo medio para comenzar esta rehabilitación cardíaca es a partir de las tres o cuatro semanas desde la operación, aunque depende de cada caso y si no existen complicaciones.

Don Juan Carlos fue intervenido el pasado sábado en el Hospital Quirón Salud de Pozuelo de Alarcón (Madrid) para implantarle tres baipás aortocoronarios que le faciliten la llegada de sangre al corazón antes dificultada por lesiones en las arterias coronarias.

El parte médico de este lunes facilitado por el citado centro hospitalario señala que el anterior jefe del Estado saldrá de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en las próximas horas y que ya ha empezado a moverse y a realizar ejercicios de fisioterapia cardiorrespiratoria.

Recuperación en el hospital

Esos ejercicios respiratorios, ha explicado el doctor Macaya, es lo primero a lo que se tiene que enfrentar un paciente cardíaco.

«No olvidemos que en esta cirugía se ha abierto la caja torácica por el esternón y es necesario hacer ejercicios respiratorios» mediante la ayuda de un respirador para aumentar la capacidad pulmonar, precisa el también jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Levantarse de la cama y empezar a moverse es otra de las primeras medidas para evitar trombosis venosas y embolias pulmonares.

Además, es necesario curar y vigilar la herida suturada con una media de diez grapas y hacer un seguimiento cardiológico para ver si los baipás funcionan y si el corazón no ha sufrido daño alguno.

La media de días de hospitalización en este tipo de cirugías va de 7 a 10 días, aunque depende de cada paciente y de su situación.

Rehabilitación física

Según el presidente de la FEC, el paciente tendrá que volver al hospital al cabo de dos semanas para que le quiten las grapas y al mes la herida puede estar ya cicatrizando sin complicaciones.

Es a partir de entonces cuando comienza la rehabilitación física en centros especializados y bajo vigilancia médica.

Bicicleta estática, cinta para andar o ejercicios en el agua unas tres veces por semana y durante unos dos meses es lo habitual, aunque se adaptará a la edad y capacidad física del paciente.

Rehabilitación psicológica

El doctor Macaya considera importante que los pacientes cardíacos, especialmente los más jóvenes, tengan una rehabilitación psicológica por el temor que sienten ante una recaída y para evitar un estado depresivo.

Además, es necesario que controlen el estrés emocional ya que es un factor riesgo.

Estilo de vida

El paciente tiene que adaptar su estilo de vida y evitar factores de riesgo, como una mala alimentación, el tabaco y el alcohol, además de controlar otras enfermedades asociadas como la hipertensión, la hipercolesterolemia o la diabetes.

La alimentación ideal es la que sea baja en grasas animales, sobre todo no consumir carne roja, y con prevalencia de verduras, frutas, cereales y pescados.

«Es necesario educar al afectado en su autocuidado, explicarle por qué ha tenido esa lesión y apoyarle psicológicamente», concluye el cardiólogo, quien considera que en dos meses un paciente podría ir incorporándose a la vida normal.

Comentarios

Tras una cirugía con baipás: rehabilitación cardiaca y estilo de vida adecuado