Podemos afloja y salva a Sánchez de dar explicaciones sobre el Open Arms

La formación morada entiende que debe ser Carmen Calvo la que rinda cuentas en el Congreso sobre la crisis en el Mediterráneo


Madrid | La Voz

La escalada de tensiones protagonizada por el PSOE y Podemos en las últimas semanas a consecuencia de la investidura de Sánchez vivió ayer un paréntesis. La formación morada salvó al presidente del Gobierno en funciones de tener que comparecer ante el Congreso para rendir cuentas sobre la actuación del Ejecutivo con la crisis de la embarcación Open Arms. Con su voto en contra hicieron que no prosperara la iniciativa presentada conjuntamente por el PP y Ciudadanos.

En esta eterna partida de ajedrez que las dos formaciones progresistas libran con el proceso de investidura como telón de fondo, Podemos evitó dar jaque al rey y lanzarse a por la reina. Finalmente, será la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, quien tendrá que dar explicaciones sobre la actuación del Ejecutivo durante este último episodio de crisis en el Mediterráneo. La iniciativa de la formación morada sí prosperó gracias al voto del PP y Ciudadanos, quienes tras comprobar que no reunían los suficientes votos para forzar a Sánchez, decidieron consolarse con Calvo, que comparecerá este jueves en un pleno extraordinario a partir de las cuatro de la tarde.

La diputada de Unidas Podemos Noelia Vera argumentó la posición de su grupo de salvar a Sánchez en que, «muy a su pesar», este se encontraba de vacaciones en Doñana cuando estalló la crisis de los inmigrantes, por lo que entienden que la máxima responsable de todas las actuaciones del Gobierno fue Calvo.

Sánchez se libró, aunque no sin una buena dosis de intriga. A primera hora del día, varios dirigentes de Podemos apuntaron a que votarían para que diese la cara por este asunto, pero a la hora de hacerlo acabaron alineándose con los socialistas, una frenada que desde la oposición se interpreta como un aperitivo de lo que sucederá con la investidura.

Por lo que sí tendrá que comparecer Sánchez en la Cámara Baja será para dar cuenta de las dos últimas cumbres de la UE, algo a lo que le obliga la legislación, aunque no será de forma urgente, tal y como reclamaban el PP y otras fuerzas de la oposición. Podemos, otra vez, evitó que prosperara esta iniciativa, y el presidente del Gobierno en funciones detallará cómo se procedió al reparto de cargos dentro del Consejo Europeo en un pleno ordinario todavía sin fecha.

Calvo: «Vamos a ver qué pasa»

Las votaciones de este martes en la Diputación Permanente del Congreso parecen un pequeño paréntesis en las tensas relaciones entre el PSOE y Podemos. La portavoz socialista en la Cámara, Adriana Lastra, reiteró que la posibilidad de un gobierno de coalición no está sobre la mesa. «La confianza necesaria se quebró. Le hicimos [a Podemos] una propuesta sincera, generosa y realista y nos pegaron un portazo en las narices», lamentó.

La estrategia de Sánchez pasa ahora por que Podemos renuncie a entrar en el Gobierno y le apoye a cambio de un acuerdo programático en el que trabajan conjuntamente Ferraz y Moncloa y en el que se incluirán reivindicaciones de los de Iglesias. «Vamos a ver qué pasa», comentó Carmen Calvo.

Contratiempos en el regreso de sus señorías al Congreso

F. b.

Ni rastro de Sánchez, ni de Casado, ni del desaparecido Rivera, ni de Iglesias, ni tampoco de Abascal. Pero cerca de una cuarta parte de los diputados de esta legislatura regresaron este martes al Congreso para participar en la Diputación Permanente, el órgano encargado de velar por el funcionamiento de la Cámara Baja en período no ordinario de sesiones. Tocaba resolver casi una decena de peticiones en cola, por lo que la jornada fue tediosa.

La mayor parte de los diputados llegaron a Madrid a primera hora de la mañana en vuelo directo, con la antelación justa para subirse a un taxi en Barajas que les dejase a las puertas de la Carrera de San Jerónimo unos minutos antes de las 10.00, hora a la que dio comienzo la sesión.

Seguir leyendo

Comentarios

Podemos afloja y salva a Sánchez de dar explicaciones sobre el Open Arms