Madrid / La Voz

Incluso de producirse el más que difícil acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, el secretario general socialista estaría en manos de los secesionistas, de los que requeriría al menos su abstención. Y según trasladó este miércoles el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, el presidente del Gobierno en funciones puede contar con ello.

El diputado independentista midió mucho su intervención en la rueda de prensa tras la reunión que mantuvo este miércoles en el Congreso con los socialistas José Luis Ábalos y Adriana Lastra de cara a allanar esa supuesta votación de investidura. Y aunque en ningún momento comprometió su voto, sí dio a entender que bajo ningún concepto permitirán la repetición de unas elecciones, al entender que estas serían como jugar «a la ruleta rusa», ya que el trío conformado por Casado, Rivera y Abascal podría sumar los escaños suficientes para llegar a la Moncloa. «Por nosotros no será», recalcó Rufián. Y eso que en el programa de Gobierno presentado este martes por Sánchez se rechaza de forma expresa la celebración en Cataluña de una consulta sobre la independencia, un punto del documento al que el diputado secesionista se refirió hasta en dos ocasiones como «un párrafo nefasto». La principal explicación para entender la negativa de Rufián a expresarse con más claridad y comprometer al menos su abstención está en la disputa interna por los votos independentistas que mantiene con JxCat, mucho más beligerantes contra el papel de Sánchez en el poder. El portavoz de ERC, que llamó a Sánchez y a Iglesias a aparcar sus diferencias, fue especialmente duro con el líder de Podemos al asegurar que el PSOE lo tiene «donde quiere: enfadado y quejándose por los platós».

Por su parte, Bildu volvió a alinearse con ERC y dejó caer que si de ellos depende evitarán las urnas en noviembre.

Comentarios

ERC mantiene su compromiso de apoyar un Gobierno progresista pese al no a un referendo secesionista