Pablo Iglesias tiende la mano a Pedro Sánchez para un acuerdo de última hora

El líder de Podemos propone «sentarse a negociar» con la base de la oferta de coalición que rechazó el pasado julio


Madrid | La Voz

La comunicación entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se quebró a finales del pasado julio, cuando fracasó el intento de investidura del candidato socialista. Desde entonces apenas intercambiaron un par de mensajes de cortesía a través de sus teléfonos.

Sin embargo, la comparecencia de este miércoles del presidente del Gobierno en funciones en el Congreso para dar cuenta de las últimas cumbres de la UE sirvió para que, aunque de algo forzado y con el resto de los 348 diputados como espectadores de lujo, retomaran el trato directo, y no mediante sus equipos negociadores, que a lo largo de la última semana han demostrado ser incapaces de ponerse de acuerdo para desbloquear la situación política.

«¿Cuántas veces me ha llamado usted por teléfono desde la investidura fallida? Cero», reveló Iglesias ante la Cámara. «¿Cree que es serio que desde entonces usted y yo no hayamos hablado ni una sola vez?. ¿Cree que es serio dejar pasar todo el mes de agosto y septiembre? Es el candidato el que tiene que descolgar el teléfono», sostuvo. 

Sin embargo, el secretario general de Podemos volvió a «tenderle la mano» a Sánchez para explorar la construcción de «un gobierno estable con una base parlamentaria sólida». Es decir, una coalición que se asiente sobre dos «bases», la propuesta socialista de julio, en la que se ofrecía a Podemos una vicepresidencia y tres carteras ministeriales, y la contrapropuesta de la formación morada de primeros de agosto, en la que proponía cuatro modelos de gobierno bipartito.

«Le propongo sentarnos a negociar con esas bases», defendió Iglesias desde la tribuna de oradores, admitiendo que el acuerdo no sería plenamente «satisfactorio» para ninguno, pero sí positivo para la ciudadanía española. Según Iglesias, todavía hay margen para sellar un pacto de investidura que evite la disolución de Las Cortes el próximo 23 de septiembre. «Le vuelvo a hacer una propuesta: sentémonos usted y yo y pongámonos a trabajar», solicitó Iglesias. «Le planteo que la condición de posibilidad es que usted y yo no nos echemos atrás (sobre lo propuesto en julio). Asumo que en este momento ese veto (personal a Iglesias) forma parte de las condiciones de posibilidad para que tengamos un Gobierno. Yo sigo en la misma posición. Le pido que respete al menos su palabra. Si usted y yo partimos de lo que dijimos, creo que todavía hay una posibilidad de no llevar a este país a elecciones».

El líder de Unidas Podemos se apoyó en el caso italiano para su intervención, recomendando a Sánchez que tomara nota de dos lecciones que podían extraerse de la política transalpina: «Es preferible un Gobierno de coalición que una repetición electoral», y «la gente no ve bien adelantar las elecciones» por intereses partidarios. Así, le pidió que se guardara bien de los consejos de «sus que le dicen que por un escaño más» le conviene que se repitan los comicios.

La portavoz del Grupo Socialista, Adriana Lastra, rechazó el caso italiano y apostó por imitar uno todavía más cercano: el portugués. En Lisboa gobiernan los socialistas en solitario con la ayuda en el Parlamento del Bloco de Esquerda, una fuerza hermanada con Podemos.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Pablo Iglesias tiende la mano a Pedro Sánchez para un acuerdo de última hora