Casado y Rivera entran en campaña y pugnan en dureza con Sánchez

El líder del PP lo acusa de ser «el peor presidente de la historia» y el de Cs le exige que aplique el artículo 155 en Cataluña

Pablo Casado es aplaudido por su grupo parlamentario tras su intervención
Pablo Casado es aplaudido por su grupo parlamentario tras su intervención

Madrid / La Voz

«Usted ya es el peor presidente de la historia de la democracia, espero que sea el más breve». «Es usted un peligro, un presidente en funciones que hace chantaje: está fracasando e insulta a sus socios». La primera frase, del líder del PP, Pablo Casado, y la segunda, del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, dejan claro que uno y otro dan por hecho que España se encamina sin remedio a unas nuevas elecciones y que ambos están ya en modo de campaña. Rivalizando en dureza con sus ataques a Pedro Sánchez, los dos dirigentes aprovecharon el pleno para eludir cualquier responsabilidad en una repetición de las elecciones y asaetear al líder del PSOE, culpándole de buscar esa salida por ambición personal y sin tener en cuenta el perjuicio para España. 

Casado lo compara con Johnson

Casado se lanzó directamente a la yugular del socialista asegurando que «los españoles no merecen otras elecciones, pero sí un presidente mejor que Sánchez». Y en ese ataque, llegó a comparar la actitud del líder del PSOE con la que mantiene el primer ministro británico sobre el brexit. «Usted empieza a recordar al señor [Boris] Johnson. Él retuerce la ley para cerrar el Parlamento y usted retuerce el reglamento para no rendir cuentas ante él», señaló, en referencia a la dilación de la comparecencia de Sánchez en el Congreso. Acusó también al socialista de utilizar el Parlamento «como parte de una tramoya» con la que busca «escenarios» para su «pretendida, deseada, pero oculta, campaña electoral ya iniciada hace meses». Según Casado, Sánchez lleva un año «jugando con España», pero ahora «ha quedado claro» que lo que quiere son elecciones. 

«No tiente a la suerte»

Luego, en la sesión de control, advirtió al presidente en funciones de que «no tiente a la suerte» forzando unas elecciones porque «las tres derechas y algún partido regionalista más» representan «más votos que los que PSOE y Podemos sacaron en abril». Reprochó a Sánchez que le pidiera la abstención «aporreando» la puerta del PP para que «le perdonemos la vida a cambio de que alargue usted la suya». Adelantó que nunca darán la presidencia a un partido que ha pactado con Bildu e incluso le recriminó el trato a los de Pablo Iglesias. «Quiere que Unidas Podemos le apoye y no deja de insultarlos. Como Atila, por donde usted pasa no crece la hierba», concluyó.

Duro estuvo también Albert Rivera, quien centró sus intervenciones en atacar a Sánchez por su pacto con Bildu en Navarra y, en la jornada en la que se celebraba la Diada, por su supuesta tolerancia con el desacato a la Constitución en Cataluña. «El señor Otegi puede ir por las calles sacando pecho, sin pedir perdón por las 54 víctimas de ETA en Cataluña», señaló. Exigió reiteradamente a Sánchez que requiera al presidente catalán, Joaquim Torra, para iniciar la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Y, frente a la acusación del líder del PSOE de negarse a hablar con él, emplazó al presidente del Gobierno en funciones a una reunión inmediata para tratar la aplicación de ese precepto constitucional en Cataluña.

Comentarios

Casado y Rivera entran en campaña y pugnan en dureza con Sánchez