Trump amenaza en el 11-S con una escalada contra los talibanes

El secretario general de la OTAN aboga por retomar el diálogo en busca de una «solución negociada» en Afganistán


redacción / la voz

El presidente de EE.UU., Donald Trump, prometió ayer una escalada en el combate contra los talibanes en Afganistán, dos días después de cancelar las conversaciones de paz con ese grupo insurgente debido a un nuevo atentado en Kabul, al tiempo que se ha intensificado la ofensiva de los talibanes en el norte del país.

En un discurso en el Pentágono con motivo del decimoctavo aniversario de los atentados del 11 de septiembre del 2001, Trump se refirió a la ruptura de la negociación. «Teníamos programadas conversaciones de paz hace unos días, y las cancelé cuando me enteré de que habían matado a un gran soldado estadounidense de Puerto Rico y a otras once personas inocentes», recordó Trump.

«[Los talibanes] creyeron que usarían este ataque para demostrar fuerza, pero lo que demostraron fue un debilitamiento imparable. En los últimos cuatro días hemos golpeado más duro a nuestro enemigo que nunca antes, y eso continuará», advirtió, antes de elevar su amenaza: «Y si por algún motivo vuelven a nuestro país, iremos donde quiera que estén y usaremos un grado de fuerza que Estados Unidos nunca ha usado antes, y no estoy hablando de la fuerza nuclear».

«Nunca habrán visto nada como lo que les ocurrirá. Ningún enemigo en la tierra puede igualar la abrumadora fuerza, talento y poder de las Fuerzas Armadas estadounidenses», agregó.

Negociaciones «muertas»

La advertencia de Trump llegó dos días después de que diera por «muertas» las conversaciones que Washington y los talibanes mantuvieron durante más de un año en Catar y que ya habían producido un borrador de acuerdo. La suspensión de los contactos amenaza con causar un repunte de la violencia aún mayor en Afganistán en un momento especialmente delicado, a apenas dos semanas de las elecciones presidenciales en el país.

Sobre esta ruptura, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha asegurado que «todos» los aliados son partidarios de una «solución negociada» en Afganistán y ha reconocido que «en última instancia» habrá que retomar las negociaciones con los talibanes, al tiempo que ha descartado cambios en el enfoque de la OTAN en Afganistán después de la dimisión del asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton.

«El hecho de que pronto habrá un nuevo asesor de Seguridad Nacional en EE.UU. no cambiará la estrategia fundamental: que continuamos dando apoyo militar a Afganistán para crear las condiciones para una solución negociada, pacífica», defendió Stoltenberg en una breve comparecencia tras la ceremonia en la sede de la OTAN por el 11-S que recoge Europa Press.

Irán advierte de que la marcha de Bolton no llevará a conversaciones con Washington

La marcha de John Bolton del cargo de asesor de Seguridad Nacional no cambiará nada en la relación entre Washington y Teherán. Así lo ha advertido el presidente iraní, Hasán Rohaní, quien ha instado a Estados Unidos a que ponga fin a su política de «máxima presión» contra su país y ha dicho que Teherán seguirá aumentando su incumplimiento del acuerdo nuclear del 2015 si es necesario, según ha informado la televisión estatal y recoge Europa Press.

En el 2018, Estados Unidos abandonó el programa nuclear, que incluía el alivio de las sanciones contra Irán a cambio de que abandonara su programa nuclear. Desde entonces, Washington ha adoptado una política de «máxima presión» que incluye sanciones que buscan frenar las exportaciones de petróleo.

Trump ha sugerido que estaría dispuesto a mantener conversaciones con Irán para llegar a un nuevo acuerdo y este martes el secretario de Estado, Mike Pompeo, dejó abierta la puerta a un encuentro entre el presidente y Rohaní en los márgenes de la Asamblea General de la ONU a finales de septiembre.

Sin espacio para el diálogo

«La salida del asesor de Seguridad Nacional John Bolton de la Administración no empujará a Irán a reconsiderar hablar con Estados Unidos», ha sostenido el embajador iraní ante la ONU, Majid Takhteravanchi, citado por la agencia IRNA. El diplomático ha añadido que no hay espacio para las conversaciones con EE.UU. mientras sigan en vigor las sanciones contra Irán.

Por su parte, el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, defendió en Twitter que «la sed de guerra» que atribuye a Estados Unidos «debería marcharse con el belicista en jefe», en referencia a Bolton.

Comentarios

Trump amenaza en el 11-S con una escalada contra los talibanes