Investigan al mayor canal de juguetes de YouTube por no avisar de que es publicitario

El protagonista de Ryan ToysReview, un niño de 7 años, se convirtió en el 2018 el «youtuber» mejor pagado del mundo con ingresos de 19,3 millones de euros


La Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos investiga al youtuber mejor pagado del mundo, un niño de 7 años, por engañar presuntamente a sus seguidores de edad preescolar para que vean vídeos sobre juguetes que le entusiasman y que son, en realidad, mera publicidad. El objeto de la investigación es Ryan Kaji, que protagoniza el canal Ryan ToysReview, fomentado por sus padres y que el año pasado alcanzó la mayor cifra de ingresos en YouTube: 22 millones de dólares (19,3 millones de euros). La más alta de todos los canales que existen en la popular plataforma de vídeos.

El canal, creado en el 2015 cuando Ryan tenía 3 años, se presenta como «críticas de juguetes para niños hechas por un niño». En origen, sus vídeos consistían en que el pequeño crío iba desenvolviendo con enorme ilusión toda clase de juguetes y jugando con ellos para envidia de sus jóvenes seguidores en todo el mundo. Actualmente la mayor parte del contenido es patrocinado, algo que los espectadores adultos ya intuyen con facilidad.

Ryan ToysReview ha diversificado su negocio y sus canales, donde también hace vídeos sobre experimentos científicos que ya presenta él mismo con gran desenvoltura, inspirado por su madre, una exprofesora de química que dejó su trabajo cuando las intervenciones de su hijo empezaron a convertirse en un negocio.

En total, el canal suma más de 32.000 millones de visualizaciones y su número de sucriptores asciende a 21,5 millones.

Una asociación de defensa de los consumidores ha presentado una queja que obligará a la Comisión Federal de Comercio a estudiar el caso. Según los demandantes, el canal de Ryan «está engañando a millones de niños preescolares que, en sus primeras etapas de desarrollo, no pueden distinguir entre publicidad y contenido puro».

Según esta organización, nueve de cada diez vídeos que se suben al canal consisten en contenido patrocinado, aunque esto no se especifica de una manera visible para el espectador. El canal ha establecido patrocinios como Walmart, Hasbro y Nickleodeon, entre otros, para promocionar sus productos entre los millones de menores seguidores.

Al margen de abrir juguetes de diferentes marcas, el pequeño Ryan cuenta también con toda una gama de juegos y merchandising diverso con su nombre propio y su cara.

Según las normas de la comisión, los anuncios «deben divulgarse de forma clara y visible, de manera que sean fácilmente comprensibles para el público al que se dirigen».

El padre de Ryan, Shion Kaji, declaró a los medios estadounidenses que ellos se limitan a «seguir estrictamente» los términos del servicio de cada plataforma de Internet que utilizan.«El bienestar de nuestros espectadores es siempre nuestra prioridad número uno», afirmó en un comunicado.

Un niño de 7 años, el «youtuber» mejor pagado

beatriz pallas

Su canal de juguetes ingresó en un año 19,3 millones de euros y tiene 17 millones de suscriptores

Ryan, un niño de siete años, es el protagonista de uno de los negocios más boyantes del 2018 y lo ha conseguido haciendo lo que todos los niños sueñan: jugar. La diferencia entre Ryan y el resto de los críos del mundo es que él desenvuelve juguetes a diario delante de la cámara con la que sus padres documentan sus reacciones. Esos estudiados vídeos domésticos se han convertido en el material que nutre su canal de YouTube, Ryan ToysReview, el que más ingresos generó en doce meses hasta el pasado mes junio.

Seguir leyendo

Comentarios

Investigan al mayor canal de juguetes de YouTube por no avisar de que es publicitario