Trump dice estar listo para una respuesta bélica al ataque a las refinerías saudíes

Carlos Pérez Cruz WASHINGTON / E. LA VOZ

ACTUALIDAD

Estados Unidos difundió imágenes de satélite con los lugares atacados en las refinerías en Abqaiq y Khurais que probarían la autoría de Irán
Estados Unidos difundió imágenes de satélite con los lugares atacados en las refinerías en Abqaiq y Khurais que probarían la autoría de Irán US GOVERNMENT | Efe

Riad afirma que el armamento utilizado es iraní, pero evita apuntar directamente a Teherán

17 sep 2019 . Actualizado a las 08:19 h.

Saben bien los montañeros que lo más difícil de una escalada es la bajada. No es muy diferente en materia de relaciones internacionales. La tensión entre Estados Unidos e Irán, con Arabia Saudí e Israel como principales inductores, ha continuado subiendo desde comienzos del verano, pero es imposible saber si el ataque este pasado fin de semana a dos importantes refinerías de petróleo saudíes, que ha frenado en seco la mitad de la producción de petróleo del reino, es la cumbre de las escaramuzas previas a un conflicto bélico o, si por el contrario, los actores implicados sabrán desescalar a tiempo y descender al campo base de las negociaciones.

Los rebeldes hutíes de Yemen se adjudicaron la autoría del bombardeo con drones pero, al igual que sucedió en junio con el ataque a dos barcos en el golfo de Omán, Washington volvió a señalar a Irán como responsable de los daños infligidos el sábado a las refinerías de Abqaiq y Khurais, en el este de Arabia Saudí. El Gobierno estadounidense ha aportado una serie de imágenes de satélite que muestran el alcance de los daños y deduce que, por la orientación, el ataque de una «combinación de drones y misiles de crucero» no vino del sur, de donde habrían salido los drones en caso de haber sido los rebeldes yemeníes (que este lunes amenazaron con más ataques), sino del norte o nordeste, es decir de Irán o Irak.

Según un informe de la ONU, los hutíes disponen ya de aparatos capaces de alcanzar los más de mil kilómetros de distancia que separan la región bajo su control en el oeste de Yemen y las refinerías atacadas. Sin embargo, el responsable de la coalición saudí que lidera la intervención militar en este país contra los hutíes, respaldados por Irán, concluyó ayer que el ataque no se produjo desde Yemen y que el armamento es de origen iraní. Pero evitó responsabilizar directamente a Teherán.