Sánchez: «Si la gestión de las pensiones estuviese en manos de Podemos no dormiría tranquilo»

Luís Pousa Rodríguez
Luís Pousa REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Pedro Sánchez, durante la entrevista con La Sexta en la Moncloa
Pedro Sánchez, durante la entrevista con La Sexta en la Moncloa La Sexta

El presidente del Gobierno en funciones arremete con contundencia contra Pablo Iglesias en su primera entrevista tras el anuncio de la repetición electoral

20 sep 2019 . Actualizado a las 17:39 h.

El presidente del Gobierno en funciones eligió La Sexta y al omnipresente Antonio García Ferreras para su primera entrevista tras el anuncio de la repetición electoral. Si el martes Sánchez había utilizado la apertura en directo del Telediario de TVE para lanzar las primeras puñaladas a sus frustrados socios de Gobierno, este jueves trató de hacer un guiño al sector más izquierdista de la parrilla con su charla a la sombra de un Tàpies en los salones de la Moncloa.

Pedro Sánchez volvió a la receta precocinada en Ferraz, según la cual el objetivo a batir el 10N es doble: Pablo Iglesias y Albert Rivera, que se la juegan tras su arriesgada estrategia de bloquear la investidura. Hacia el presidente de Ciudadanos y el líder de Unidas Podemos (su antiguo mejor amigo o «socio preferente») fueron dirigidos los dardos más envenenados de la noche, en la que el rival histórico del socialismo, el PP, apenas pasó de puntillas por la conversación.

¿Por qué votar de nuevo?

Más allá de los sondeos y los consejos áulicos de gurús como Iván Redondo, en la calle se palpa una profunda indignación por tener que volver a votar. El temor a una desmovilización, sobre todo entre los sectores de izquierdas, sobrevuela la Moncloa, aunque Sánchez trató de arrojar luz frente a esta sombra enumerando los numerosos desafíos a los que se enfrenta el país y la necesidad de afrontarlos desde un Ejecutivo sólido y serio. «Tenemos que cerrar este período de inestabilidad», sentenció el secretario general del PSOE, que busca un apoyo mayoritario que no le obligue a forzar apoyos artificiales.