Disgusto de Isabel II por las revelaciones de Cameron

El ex primer ministro cuenta en sus memorias que le pidió apoyo en el referendo sobre la independencia de Escocia en el 2014

Cameron recibió a la reina en Downing Street para un Consejo de Ministro en el 2012
Cameron recibió a la reina en Downing Street para un Consejo de Ministro en el 2012

Portavoces de Isabel II han expresado su «disgusto» con la revelación de David Cameron de que su Gobierno intercedió ante la monarca para que expresara un velado apoyo a la unión, en vísperas de la votación en el referendo sobre la independencia de Escocia en el 2014, que se saldó con la victoria del no por 55.3 % frente 44.7 % de los votos.

La revelación del ex primer ministro, que está promocionando en los medios su libro de memorias For the record (Para que quede constancia), ha sido aireada por la BBC antes de la emisión de un documental sobre su mandato. El tory cuenta que, ante los pronósticos de un resultado incierto, pidió a la reina «que levantase una ceja, quizás un centímetro», porque «creímos que podría tener efecto». 

Las circunstancias son conocidas. Isabel II invita a los primeros ministros y a sus cónyuges a pasar el fin de semana en su residencia veraniega de Balmoral (Escocia), en los primeros días se septiembre. La monarca y su marido, el duque de Edimburgo, cocinan una barbacoa para sus invitados y, según la prensa británica, el duque suele fregar los platos. Los Cameron llegaron a Balmoral el 6 de septiembre, con los sondeos mostrando que la gran ventaja que tenía el no en el inicio de la campaña se había acortado. En la mañana del día 7, la pareja real y los Cameron desayunaron con la encuesta del The Sunday Times dando por primera vez la victoria al sí a la independencia.

 Según publicó The Guardian en diciembre del 2014, tras el regreso de Cameron a Downing Street, los secretarios del Gabinete y de la reina iniciaron un diálogo sobre qué fórmula podría cumplir el doble requisito de levantar una ceja y no comprometer la neutralidad política de la monarquía. El 14 de septiembre, cuatro días antes de la votación, la reina acudió al servicio religioso en la iglesia más cercana a su mansión. Siempre según The Guardian, un periodista independiente que suele preguntar a los vecinos congregados qué les ha dicho la reina al salir de la iglesia para obtener alguna cita, fue informado por una mujer de que había preguntado a Isabel II qué opinaba del referendo y que la reina le había contestado: «Bueno, espero que la gente piense cuidadosamente sobre el futuro».

 La señora no quiso revelar su identidad. Cuando el periodista le preguntó por qué, ella repuso: «Es mi trabajo». Funcionarios de palacio habrían animado a radios y televisiones que emitieran las palabras de la monarca.

Cameron ya quebró la confidencialidad de las conversaciones con la reina, explicando al exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, propietario de una agencia de noticias y de un canal de televisión, que, cuando informó del resultado a Isabel II, «sintió que ronroneaba en el teléfono».

Comentarios

Disgusto de Isabel II por las revelaciones de Cameron