«Quiero que le hagas al príncipe Andrés lo mismo que a Epstein»

Virginia Roberts Giuffre asegura que la red del millonario le obligó a mantener relaciones con el noble inglés cuando ella tenía 17 años; la Casa Real británica asegura que esta acusación es «falsa y sin fundamento»


Es una de las presuntas víctimas sexuales del millonario Jeffrey Epstein, quien se suicidó en la cárcel el mes pasado después de que trascendiera todo el escándalo. Y acaba de acusar al príncipe Andrés de Inglaterra de abuso. Además, asegura que el noble inglés cometió este delito cuando ella solo tenía 17 años. Esta mujer, Virginia Roberts Giuffre, una de las cerca de 30 que ha dado un paso al frente para contar ante un juez su experiencia con Epstein, ha concedido una entrevista a la cadena televisiva estadounidense NBC para detallar el supuesto encuentro con el príncipe Andrés.

Además de a Epstein y al príncipe, Giuffre implicó a Ghislaine Maxwell, socia del principal acusado en esta trama y que según testimonios reclutaba a menores de edad para su red. «La primera vez en Londres, yo era tan joven, Ghislaine me despertó por la mañana y me dijo 'hoy vas a conocer a un príncipe'», relató la mujer en la entrevista. «Lo que no sabía en ese momento -añadió- es que me iban a traficar a ese príncipe».

Según su testimonio, el príncipe Andrés las recogió esa noche en la casa de Maxwell y salieron de fiesta también con Epstein al club Tramp de Londres, que todavía existe, donde bailaron en la sección VIP, y a ella le dieron vodka de beber. A la hora de regresar, Giuffre se subió al mismo vehículo que Maxwell, quien le dijo que el príncipe Andrés las iba a seguir acompañando. «Ghislaine me dijo 'él regresa a casa, y quiero que le hagas lo mismo que le haces a Epstein», explicó Giuffre. La CNN consultó sobre esta nueva acusación a la Casa Real británica, que la calificó de «falsa y sin fundamento».

Epstein fue detenido en julio acusado de tráfico sexual de menores por la Fiscalía de EE.UU., que alegaba que creó una red para abusar de decenas de menores en su mansión de Nueva York, así como en otra situada en Florida y en una isla privada en la Islas Vírgenes.

El millonario neoyorquino se codeó durante años con las altas esferas y algunas de las figuras con las que mantuvo amistad fueron el ahora presidente estadounidense, Donald Trump, el expresidente Bill Clinton o el príncipe Andrés de Inglaterra.

Tras la detención y suicidio de Epstein, el príncipe Andrés dijo que nunca «vio o sospechó» nada de las actividades delictivas de su amigo. El noble y el magnate se conocieron por su amiga común Ghislaine Maxwell, hija del empresario de prensa Robert Maxwell. En los años posteriores, se les pudo ver de vacaciones en los mismos lugares e, incluso, el príncipe invitó a Epstein a la casa de campo de la familia real británica en Sandringham y al castillo de Windsor.

Después de que Epstein saliera de la cárcel en el año 2010 condenado por un caso similar al que ahora se le imputaba, ambos fueron fotografiados juntos en Nueva York, lo que obligó al príncipe a pedir disculpas, a declarar que había roto su relación con su amigo y a dimitir de su cargo de representante del Reino Unido para el Comercio Exterior.

En agosto, se destapó que Andrés estaba siendo investigado por una fotografía en la que rodeaba el brazo a una menor de la red del millonario con la supuestamente se acostó. La prensa británica publicó que el noble decidió refugiarse en Cádiz para apartarse de todo el ruido y de las especulaciones. 

Comentarios

«Quiero que le hagas al príncipe Andrés lo mismo que a Epstein»