Solo el Tribunal Constitucional podrá frenar la exhumación de Franco antes de las elecciones

La fundación con el nombre del dictador seguirá batallando en los tribunales

Panteón de la familia Franco en Mingorrubio, en la localidad madrileña de El Pardo, donde está enterrada Carmen Polo
Panteón de la familia Franco en Mingorrubio, en la localidad madrileña de El Pardo, donde está enterrada Carmen Polo

Madrid / La Voz

El Tribunal Supremo ha fallado a favor del Gobierno habilitándolo a proceder con la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos, pero todavía no hay sentencia. Y hasta que esta sea notificada a las partes involucradas en el proceso, hay partido. Al menos eso es lo que sostiene el presidente de la Fundación Francisco Franco, Juan Chicharro, que al igual que los nietos del dictador, prometen agotar todas las vías jurídicas para paralizar el proceso.

«Las sentencias hay que leerlas con profundidad y conocer todos los detalles. De momento, desconocemos los matices», advierte. Y aunque admite que la noticia con la que se desayunó este martes fue un varapalo «porque no nos esperábamos esa unanimidad», seguirán presentando batalla en los tribunales. ¿Cómo? Es un punto que ni el propio Chicharro se atreve a pronosticar, pero en una conversación telefónica con este periódico deja muy claro que acudirán al Constitucional en busca de amparo pidiendo la suspensión inmediata. «No sé si nos harán caso. Si no nos lo hacen, nos vamos a Estrasburgo».

En la Fundación Francisco Franco muestran una fe inquebrantable en voltear el partido en los minutos de descuento y que la exhumación se paralice al menos hasta que transcurran las elecciones del próximo 10 de noviembre. «Estamos en precampaña. Todo hay que mirarlo desde el punto de vista político», lamenta.

En donde ya celebran el triunfo es en la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Su presidente, Emilio Silva, cuenta los días para que la sentencia sea notificada. Entonces, el Gobierno podrá proceder a sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos para a renglón seguido enterrarlos en el cementerio de El Pardo.

«Esto ya no lo paraliza nadie. No hay ningún obstáculo. Los tres poderes del Estado han hablado claramente», afirma, descartando casi por completo que el Constitucional lo paralice todo. «No creo, porque no se va a enfrentar al Supremo en un tema como este. Sería paranormal». ¿Y qué pasa con Estrasburgo? «Eso puede llevar entre cinco y siete años, y lo único en lo que pueden entrar es en si debería poder enterrarse en La Almudena».

Para justificar su optimismo, Silva hace referencia a un artículo de El Español en el que se afirma que la sentencia pondrá fin a las reticencias de los benedictinos con la exhumación e incluso dispondrá de unas líneas en las que enmendarán la plana a un juzgado madrileño que ha puesto en duda la seguridad de la obra.

«El Gobierno tiene que esperar a que se haga público el auto. Podría procederse en un par de días», comenta un eufórico Silva. ¿Se atreve a dar una fecha? «Es una noticia con mucha repercusión y, entre comillas, invita a jugar. Las casualidades no existen, y creo que va a ser muy rápido», puntualiza.

Otros casos que incumplen la Ley de Memoria Histórica

Los cuerpos de los grandes generales del Franquismo

La batalla emprendida por el Gobierno de Pedro Sánchez para proceder a la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos ha durado casi un año. Y aunque todavía no puede descartarse por completo que aparezca un nuevo capítulo en el culebrón, todo apunta a que finalmente lo conseguirán antes de las elecciones del próximo 10 de noviembre.

Sin embargo, puede que esta contienda no sea la última. Fuentes de La Moncloa cercanas a la presidencia reconocieron a principios del verano que la batalla jurídica había supuesto más «dolores de cabeza» de lo que en un principio se había imaginado, por lo que descartaban proceder a la exhumación de otros grandes generales del régimen hasta que se hubiese dado carpetazo a la del dictador. Sin embargo, no ocultaron que en la hoja de ruta del Gobierno estaban otros nombres que, a ojos del Gobierno, incumplen la Ley de Memoria Histórica aprobada por el Ejecutivo de Zapatero.

Los restos de los generales José Moscardó y de Jaime Milans del Bosch descansan en el Alcázar de Toledo, otro complejo de titularidad pública que en este caso depende del Ministerio de Defensa. IU Castilla La-Mancha aprovechó la reciente decisión del Tribunal Supremo con Franco para exigir que se actúe de la misma forma con sus dos lugartenientes.

Los restos de Queipo de Llano descansan en La Macarena de Sevilla desde 1951. Hubo varios amagos de retirarlos a un columbario durante el mandato de Susana Díaz, pero con el cambio de gobierno autonómico, el asunto ha salido de las prioridades de los nuevos inquilinos del Palacio de San Telmo.

Los cadáveres de José Sanjurjo y Emilio Mola fueron exhumados recientemente del Monumento a los Caídos que hay en el ensanche de Pamplona tras una decisión del Consistorio en el 2016. Los restos de Sanjurjo fueron trasladados en un helicóptero militar al Panteón de los Regulares de Melilla. Se desconoce el paradero del cadáver de Emilio Mola, cuyo ataúd fue recogido de forma discreta por sus familiares. Los restos del carnicero de Badajoz, sobrenombre con el que se conocía al general Yagüe, se encuentran en su localidad natal, San Leonardo, en Badajoz.

Comentarios

Solo el Tribunal Constitucional podrá frenar la exhumación de Franco antes de las elecciones