Los guionistas son las nuevas estrellas

b.p.l. REDACCIÓN / LA VOZ

ACTUALIDAD

Mike Blake | Reuters

El fichaje en exclusiva de Phoebe Waller-Bridge por Amazon Prime pone de relieve la figura de los creadores y su carácter estratégico para las plataformas

28 sep 2019 . Actualizado a las 09:02 h.

Los actores son la cara visible de las series y sus nombres son los que atrapan al público. Pero la multiplicación de títulos y plataformas ha convertido en un valor estratégico el nombre de los creadores. Los guionistas se han convertido en una de las grandes bazas en la guerra que se libra por el dominio de este mercado audiovisual en expansión. Los cheques millonarios hoy se pagan por los guionistas de reconocido prestigio que han demostrado manejar las claves que consiguen enganchan al espectador capítulo tras capítulo.

El último gran fichaje acaba de llegar de la mano de Amazon Prime. Pocas horas después de la gala de los premios Emmy, la plataforma anunció un acuerdo global con la británica Phoebe Waller-Bridge, creadora, productora ejecutiva y protagonista de Fleabag, que recibió galardones a la mejor serie de comedia del año, mejor actriz y mejor guion de su género. El fichaje, por 20 millones de dólares (18,2 millones de euros), contempla la creación de nuevo contenido en exclusiva para su servicio. «Fleabag ha sido un regalo para nuestros miembros de Prime Video y estamos emocionados por lo siguiente que saldrá de su brillante y estrambótica mente y deleitar a nuestra audiencia global», señaló Jennifer Salke, jefa de Amazon Studios. «Ingeniosa, brillante, generosa y virtuosa en múltiples frentes incluyendo guion, actuación y producción» fueron los adjetivos que Salke dedicó a Waller-Bridge, también guionista de Killing Eve, Crashing y Broadchurch.

Pero en cuanto a grandes fichajes de guionistas es Netflix quien lleva la delantera. La plataforma reclutó hace un año por 100 millones de dólares (91,4 millones de euros) a Shonda Rhimes, creadora de series como Anatomía de Grey, Scandal y Cómo defender a un asesino. Su contrato configuró unas nuevas reglas del juego y la consideración que la industria tiene hacia el sector de los escritores.