Iglesias se declara dispuesto a pactar un tripartito con Sánchez y Errejón

Podemos asegura que repetirá «programas, listas y mismos aliados» para el 10N

Pedro Sánchez durante la presentación de la campaña electoral de los socialistas para las elecciones del 10 de noviembre
Pedro Sánchez durante la presentación de la campaña electoral de los socialistas para las elecciones del 10 de noviembre

Madrid / La Voz

Podemos teme acabar pagando el pato de la repetición electoral del próximo 10 de noviembre. A pesar de que tienen un suelo bastante fiable, tal y como recogió la encuesta de Sondaxe publicada el pasado domingo en La Voz, en la que solo cederían un diputado, existe el miedo a que Sánchez y Errejón acaben acaparando el llamado voto útil dentro del electorado progresista.

El presidente del Gobierno en funciones es el líder de la formación hegemónica, mientras el candidato de Más País representa una opción fresca y novedosa que irrumpe en el panorama político español bajo la promesa de ser la llave que desbloquee la investidura.

Pablo Iglesias no quiere quedar como el malo de la película, y aunque sus malas relaciones personales con Pedro Sánchez y sus todavía peores relaciones con Íñigo Errejón son de sobra conocidas, pretende dejar bien claro que esto no supondrá ningún problema para explorar una alianza poselectoral que allane un Gobierno de izquierdas. Así, la portavoz del partido morado, Noelia Vera, detalló hoy a la conclusión de la ejecutiva nacional que apuestan por una coalición entre el PSOE, Podemos y Más País. «Se presentan varias formaciones, varias de estas fuerzas se autodenominan progresistas, y entendemos que tiene que haber un gobierno progresista que eche a andar y que naturalice que es la época de los acuerdos», comentó en rueda de prensa en Princesa.

Según el trabajo demoscópico del Instituto Sondaxe, la unión de Sánchez, Iglesias y Errejón alcanzaría para superar el listón de la mayoría absoluta en el Congreso, establecido en 176 diputados. Los socialistas lograrían 119 escaños; Unidas Podemos, 41; y Más País, 19, haciendo un total de 179.

Sánchez siempre justificó su rechazo a conformar un Gobierno de coalición con Podemos porque sus fuerzas no alcanzaban la mayoría absoluta. La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, fue cuestionada este lunes en Los Desayunos de TVE por si, en caso de que se confirmasen los resultados de Sondaxe, ahora sí se prestarían a ello.

Al menos la excusa dada por el jefe del Ejecutivo ya dejaría de servir. Batet eludió pronunciarse: «Me miro las encuestas con mucho interés, pero con mucha distancia. Estas todavía más, porque estamos haciendo proyecciones de escaños con fuerzas que ni siquiera sabemos por cuantas provincias se presentan», dijo. 

Podemos repite listas

A pesar de esta llamada al entendimiento, la lucha por el voto progresista será encarnizada. Noelia Vera trató de restarle relevancia a la irrupción de Más País, que según Sondaxe amenaza con arrebatarles hasta uno de cada cinco votantes, y aseguró que se presentarán a los nuevos comicios bajo una fórmula similar al 28A, incluso repitiendo «programa, listas y mismos aliados», dijo, obviando el plantón de Equo en varias comunidades. Gómez-Reino repetirá como cabeza de lista por A Coruña y la ferrolana Yolanda Díaz liderará la papeleta de Galicia en Común por Pontevedra.

El plazo para presentar coaliciones electorales expiró hoy a las 14.00 horas, aunque la Junta Electoral Central podría ampliarlo en caso de que lo considerarse oportuno. Más País concurrirá en las tres provincias de la Comunidad Valenciana con Compromís, a los que ha cedido toda la iniciativa y la confección de las listas. En Aragón se presentará de la mano de la Chunta en las circunscripciones de Zaragoza y Huesca. Finalmente, en Galicia no pactarán con En Marea.

El PSOE se envuelve en la bandera española para afrontar la campaña

El PSOE ha decidido envolverse en la bandera española para afrontar el mes largo de precampaña que resta hasta el próximo 10 de noviembre. Los socialistas presentaron este lunes el lema para esta batalla en las urnas: «Ahora, Gobierno. Ahora, España», que supone toda una declaración de intenciones de que su estrategia pasa por seguir conquistando casillas del tablero político hacia su derecha, tratando de comer un espacio electoral abandonado por Cs en los últimos meses. Lanzar las redes sobre el votante naranja más desencantado es la gran tesis del jefe de Gabinete del presidente del Gobierno en funciones, Iván Redondo, que desde un primer momento percibió que en caso de repetición electoral, el PSOE debería ampliar sus miras amenazando las opciones más moderadas del centroderecha. 

Pero este lema no solo servirá a Sánchez para pescar en el caladero naranja, sino que a su vez le vale para marcar territorio a su izquierda frente a Más País, la plataforma política con la que Íñigo Errejón concurrirá a las generales. El candidato socialista dejó entrever ayer durante la presentación del eslogan ante su Ejecutiva Federal que el cofundador de Podemos no se ha atrevido a encajar la palabra España en su proyecto para regresar al Congreso de los Diputados, al garantizar que el PSOE «ni se entrega, ni se oculta, ni se avergüenza jamás de esa palabra que es España». 

Ataques al PP y a por el voto útil

Sánchez destacó que su partido constituye «la fuerza que mejor conoce los problemas de la gente, porque el PSOE está presente en toda España, de norte a sur, de este a oeste. La fuerza que vertebra a España en todos sus acentos y todas sus lenguas», comentó, en lo que sonó todo un recado al PP, que en las pasadas generales no obtuvo representación en el País Vasco y apenas logró rascar un escaño entre las cuatro provincias catalanas.

En esa línea de ganar papeletas entre el electorado tradicionalmente considerado como constitucionalista, y en un claro intento de despojarse de ese sambenito de cómplice con el secesionismo con el que cuenta entre ciertos sectores, Sánchez también se erigió ayer como el látigo contra el independentismo, garantizando que llevan «tiempo equivocándose». No obvió las detenciones de los miembros de los CDR vinculados con Torra y Puigdemont, advirtiendo que dejen de «jugar con fuego».

Sánchez también defendió que la opción que lidera es «la única que puede romper con el bloqueo» y «garantizar la estabilidad» del país a pesar de que cada vez «hay más oferta electoral». «Quien quiera bloqueo tiene mucho donde elegir, a diestra y a siniestra, pero quien quiera un Gobierno cohesionado, tiene al PSOE», comentó ante la plana mayor del partido y varios de sus ministros; todo un llamamiento al voto útil, que probablemente volverá a repetir en el mitin en el que participará este jueves en Vigo.

Comentarios

Iglesias se declara dispuesto a pactar un tripartito con Sánchez y Errejón