Sánchez quiere nuevo Gobierno en diciembre para poder presentar un techo de gasto de los Presupuestos en enero

Propone suspender las vacaciones parlamentarias en Navidad para activar el proceso

;
Pedro Sánchez quiere Gobierno en diciembre Así lo ha anunciado en su plan para vencer el bloqueo y «avanzar» en la situación política.

Redacción

El jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, ha anunciado que este domingo propondrá al resto de partidos un plan para «vencer el bloqueo» político, consistente en que se comprometan con la formación de un nuevo Gobierno en el mes de diciembre.

En una entrevista en Telecinco, Sánchez ha propuesto suspender las vacaciones parlamentarias para que los meses de diciembre y enero sean hábiles en las Cortes con el objetivo de que el nuevo Gobierno pueda presentar un techo de gasto «a principios de enero», como paso previo para contar con unos nuevos Presupuestos aprobados «cuanto antes».

En ese plan que revelará el domingo incluirá una propuesta de fechas, contenidos y políticas para la gobernabilidad del país, si bien ha dejado claro que su «ideal» es poder liderar un Gobierno progresista, que cuente con «cierta estabilidad» para poder aprobar unos nuevos Presupuestos y dotado de «coherencia» interna para poder actuar. Aunque ha pedido a los españoles que el próximo 10 de noviembre den al PSOE una mayoría más amplia, ha recordado que antes del 28 de abril fue capaz de gobernar con solo 84 diputados y pudo sacar adelante medidas como la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Sánchez ha reconocido que en el momento en que Unidas Podemos frustró su investidura en julio pasado fue consciente de que sus posibilidades de ser elegido de nuevo presidente del Gobierno se pusieron «cuesta arriba». El líder socialista ha asegurado no haber dicho «nunca que no a compartir el poder», pero ha considerado que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, tiene una forma «curiosa de buscar aliados» diciendo solo cosas «negativas» del PSOE y votando hasta en cuatro ocasiones en contra de un Gobierno progresista.

Condiciones para una coalición

Según Sánchez, las premisas que han de cumplirse para que un Gobierno de coalición se haga realidad son que ese Ejecutivo «funcione», que no se paralice por sus propias contradicciones y que cuente con cierta estabilidad, lo que pasa por no depender de los partidos independentistas.

Ha admitido que le gustaría que las formaciones políticas en España se comportaran como en Portugal, donde el Partido Socialista ha vuelto a ganar las elecciones y, ante la ausencia de una mayoría alternativa que no pase por los socialistas, los partidos tanto a izquierda como a derecha, con la única excepción de la ultraderecha, están dispuestos a negociar para permitir la formación de un nuevo gobierno.

Eso sí, Sánchez ha vuelto a tildar de «ciencia ficción» la posibilidad de lograr un acuerdo con Ciudadanos, un partido que, en su opinión, rompió con el PSOE tras las elecciones andaluzas del 2 de diciembre, cuando decidió unirse a PP y Vox para echar a los socialistas de la Junta bajo el argumento de la necesaria regeneración que luego no cumplió en la Comunidad de Madrid, Murcia o Castilla y León.

Con respecto a Cataluña, ha dicho desconocer cuándo se publicará la sentencia del procés y ha pedido a la oposición estar «detrás del Gobierno» cuando llegue el momento de gestionar la respuesta del independentismo a esa decisión judicial.

Sánchez ha aclarado que su Gobierno contempla «todos los escenarios», está cumpliendo con su deber de «prevención» de altercados para lo que está contando con una cooperación técnica «muy positiva» con los Mossos d'Esquadra que confía en que seguirá siendo así las próximas semanas.

PSOE y PP se lanzan a la caza de tres millones de votantes de Cs descontentos

Gonzalo Bareño
El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección por el PSOE, Pedro Sánchez, junto a la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, este martes durante un acto electoral celebrado en Granada
El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección por el PSOE, Pedro Sánchez, junto a la secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, este martes durante un acto electoral celebrado en Granada

La polarización entre derecha e izquierda en el 28A deja paso a una lucha por el centro

Son los mismos protagonistas que en las elecciones del pasado 28 de abril, con la excepción de Más País, pero el eje de la campaña ha cambiado por completo. Si en aquellos comicios el debate se estableció en torno a dos bloques muy polarizados entre izquierda y derecha, sin apenas espacio para ambigüedades, en estos la estrategia de los partidos se basa en tratar de ocupar el centro. Un espacio político en el que en este momento hay overbooking. La clave de ese comportamiento está en que tanto el PSOE como el PP han detectado que Ciudadanos, que en las pasadas elecciones obtuvo más de cuatro millones de votos, puede acabar sufriendo una debacle superior incluso a la que ya indican los sondeos. Según la encuesta de Sondaxe para La Voz de Galicia, solo un 45,5 % de quienes votaron a Cs el 28A están dispuestos a hacerlo ahora. Y, además, según la mayoría de sondeos, más de un 22 % de ex votantes del partido naranja están pensando en la abstención o el voto en blanco.

Seguir leyendo

Comentarios

Sánchez quiere nuevo Gobierno en diciembre para poder presentar un techo de gasto de los Presupuestos en enero