Londres y Dublín ven ahora posible llegar a un acuerdo «in extremis» sobre el «brexit»

Boris Johnson y Leo Varadkar tratan de minimizar los temores a un divorcio a las bravas

Los primeros ministros de Irlanda y el Reino Unido se reunieron este jueves en Cheshire
Los primeros ministros de Irlanda y el Reino Unido se reunieron este jueves en Cheshire

Londres / E. La Voz

«El partido no se termina hasta que se termina». Esta máxima deportiva parece aplicarse también a la política y a la diplomacia, porque a una semana del crucial Consejo Europeo sobre el brexit, los primeros ministros del Reino Unido e Irlanda, Boris Johnson y Leo Varadkar, respectivamente, intentaron ayer minimizar los temores a un divorcio a las bravas y han asegurado que aún hay posibilidades de lograr un acuerdo in extremis.

«Ambos continúan creyendo que alcanzar un pacto va en favor de los intereses de todos. Y están convencidos de que existe un camino hacia un posible acuerdo», se lee en el comunicado conjunto que los mandatarios emitieron tras concluir la reunión de cerca de tres horas que celebraron en la localidad inglesa de Wirral, a unos 370 kilómetros al norte de Londres.

Sin ahondar en los detalles sobre cuál es la vía que ambos creen que permitirá conseguir el acuerdo ni los sacrificios que ella conllevará, Johnson y Varadkar solo revelaron que conversaron sobre los retos en materia de aduanas que la salida del Reino Unido de la Unión Europea provocará.

La cita, que ambos dirigentes calificaron de «constructiva», se produjo 48 horas después de que los temores a un brexit salvaje se reavivarán tras las objeciones que Alemania puso a la última propuesta de Londres para reemplazar la cuestionada salvaguarda irlandesa o backstop. La oferta británica prevé que Irlanda del Norte siga cumpliendo parte de las normas del mercado único interior durante cuatro años, aunque efectivamente esta región estaría fuera de la unión aduanera de la UE como Inglaterra, Escocia y Gales.

Posteriormente, Varadkar aseguró a los medios que un nuevo acuerdo podría estar listo a finales de mes.

El encuentro entre los mandatarios es el segundo en un mes. En el primero, el taoiseach irlandés le advirtió a Johnson que en este asunto «no hay ruptura limpia» y que sin importar cuándo se produjera la salida siempre habría asuntos por negociar.

A ponerse las pilas

El mismo día que Johnson y Varadkar se reunieron para intentar rebajar los temores un brexit abrupto, el ministro británico de Seguridad y segundo responsable de la salida de la UE sin acuerdo, Brandon Lewis, advirtió que los ciudadanos de la UE residentes en el Reino Unido que no hayan solicitado el permiso de permanencia o no hayan obtenido la residencia permanente para diciembre del 2020 podrían ser deportados.

«Si los ciudadanos europeos no se han registrado y no tienen una justificación adecuada las leyes de inmigración se les aplicarán», amenazó en una entrevista concedida a un diario alemán. Hasta ahora, casi 2 millones de europeos han tramitado el settled status (permiso de residencia).

Comentarios

Londres y Dublín ven ahora posible llegar a un acuerdo «in extremis» sobre el «brexit»