El presidente de Ecuador intenta abrir el diálogo con los líderes de las protestas

Los manifestantes retienen a ocho policías, mientras el presidente Lenin Moreno ofrece mejorar para los agricultores

Protesta pacífica de indígenas este jueves en Quito
Protesta pacífica de indígenas este jueves en Quito

Bogotá / E. La Voz

Quito se despertó este jueves en una extraña calma, tras ocho días de manifestaciones antigubernamentales iniciadas por la suspensión de un subsidio al combustible, una medida decretada la pasada semana por el Ejecutivo de Lenín Moreno.

Pero la tranquilidad duró poco. A media mañana, los dirigentes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), que lidera las protestas, se subieron a un estrado dispuesto en la capitalina Casa de la Cultura para anunciar la captura de ocho policías.

Jaime Vargas, líder de la unión de pueblos originarios, pidió el cese de la represión y también que el Estado le entregase el cuerpo de dos de sus miembros, fallecidos durante la jornada de huelga general del miércoles. El Defensor del Pueblo confirmó ayer cinco muertes desde el inicio de las protestas.

«No queremos más derramamiento de sangre», dijo el líder indígena, pidiendo, además, que las Fuerzas Armadas dejen de apoyar al presidente Moreno.

«Esta lucha no es por hoy, por el precio de la gasolina solamente, es para evitar que nos hipotequen el futuro», apuntó, anunciando la llegada a la capital de los «guardianes de la selva», como se conoce a los indígenas amazónicos, y criticando la decisión de abandonar las protestas de la coalición de indígenas de la costa ecuatoriana.

El líder de la Conaie también dejó claro que su organización no se sentará a negociar con Moreno si no se retira el subsidio al combustible, a pesar de que los indígenas admitieron la existencia de contactos previos tanto con las Naciones Unidas como con la Iglesia católica para iniciar un diálogo con el Gobierno.

«Sin duda alguna esto se va a solucionar muy pronto», señaló el presidente Moreno en la noche del miércoles.

El Gobierno ha reiterado su negativa a restaurar el subsidio a los combustibles, cuya supresión fue acordada en el marco de un acuerdo de crédito con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero ha ofrecido compensaciones a los indígenas con parte de los alrededor de 1.200 millones de euros anuales que se ahorra con la medida.

Quito ofrece un programa de reformas enfocado en la agricultura, la creación de sistemas de riego parcelario, condonar por completo la deuda con la Secretaría del Agua, reestructurar otras deudas, instaurar un seguro agrícola y mejorar la situación logística y educacional en las comunidades.

Al término de esta edición, los policías retenidos no habían sido liberados y el retiro del subsidio al combustible ya se notaba en las calles de todo el país, después de que las autoridades decidieran aumentar el precio de los billetes del autobús en diez céntimos de dólar norteamericano ?moneda oficial de Ecuador-, dejando en 35 centavos el precio del pasaje en la capital.

Comentarios

El presidente de Ecuador intenta abrir el diálogo con los líderes de las protestas