La Voz / Madrid

Algo está fallando en la estrategia diseñada por Pedro Sánchez para reforzar su mayoría en las elecciones del 10 de noviembre. Lejos de mejorar sus expectativas gracias a la movilización de sus votantes y el reagrupamiento de la izquierda en torno al PSOE, como estaba previsto, los socialistas caen de manera sostenida en los últimos sondeos. Una tendencia negativa que sorprende y preocupa ya en los cuarteles del partido, que empiezan a ver con inquietud la posibilidad de que, aunque obtengan una victoria en la que todos siguen confiando, se produzca un estancamiento y hasta una pérdida de escaños respecto a las 123 actas actuales.

Después de que el último y cuestionado sondeo del CIS pronosticara una arrolladora victoria al PSOE con un 34,2 % de los votos, con una subida de casi cinco puntos respecto al resultado del 28 de abril, todas las encuestas que se han ido publicando han ido rebajando esas expectativas. Las luces rojas se han encendido con el último sondeo, elaborado por Celeste-Tel para eldiario.es, que pronostica una pérdida de hasta cinco escaños para el PSOE, que se quedaría así en 118 diputados, con un 27,2 % frente al 29,9 % logrado en las pasadas generales. Una situación que empieza a verse con alarma en Ferraz, dado que la misma encuesta sitúa al PP en los 99 escaños, a solo uno de la frontera psicológica de los 100, y reduciendo su distancia con el PSOE de los 57 diputados actuales a solo 19.

El relato no está calando

¿Qué está fallando respecto a los planes diseñados en la Moncloa y Ferraz? Dirigentes socialistas admiten que no está calando el relato de que la responsabilidad de que haya que volver a las urnas se debe al bloqueo del resto de partidos. Una idea en la que, pese a todo, Sánchez insistió ayer. Y también están fallando de momento los cálculos en torno al derrumbe de Unidas Podemos, que resiste mejor de lo esperado y que, sumando el resultado que se le atribuye a Más País, el partido de Íñigo Errejón, mejora incluso la representación del espacio político a la izquierda del PSOE. El tercer motivo de preocupación, pero no el menor, es que tampoco están captando un porcentaje significativo del enorme caladero de votos que implica el alto número de votantes de Ciudadanos desencantados.

Aunque el mensaje sigue siendo optimista, ese escenario ha motivado ya los primeros giros en el discurso en lo que afecta a la irrupción de Más País, que fue recibido con simpatía por el PSOE y que ahora, al comprobar que araña también votos, es criticado con dureza. En el PSOE confían en que la campaña consiga una movilización de sus votantes, en que una gran parte de los abstencionistas apoyen al final a los socialistas y en que el suflé de Errejón acabe bajando. Lo que se asume ya es que, lejos de la campaña de perfil bajo y tono institucional que pretendía hacer Sánchez, tendrá que bajar a la arena para fajarse y multiplicar su presencia en los medios para revertir la situación. Y más cuando tampoco se espera que el único debate a cinco que ha aceptado le sea especialmente propicio, ya que no es una de sus especialidades, aunque el todos contra uno podría beneficiarle.

Sánchez propone un plan para el desbloqueo político y confía en ser investido como presidente en diciembre

G. B.

Ajeno a las críticas y los sondeos, Pedro Sánchez confía no solo en ganar las elecciones sino en formar Gobierno inmediatamente después de los comicios del 10 de noviembre y aprobar los Presupuestos Generales del Estado en el primer trimestre del 2020. El líder del PSOE adelantó que este domingo presentará un plan para acabar con el bloqueo que impidió conformar un Ejecutivo tras las elecciones generales del 28 de abril. Ese plan incluye convertir en hábiles los meses de diciembre y enero en el Congreso inmediatamente después de que las Cámaras se constituyan el 3 de diciembre, anulando las vacaciones previstas. «Voy a proponer que haya un Gobierno para el mes de diciembre», señaló Sánchez, quien culpó una vez más al PP y a Ciudadanos del bloqueo político y aseguró que él no tiene «ningún problema en compartir el poder», aunque un Ejecutivo de coalición debe ser «coherente».

El líder del PP, Pablo Casado, respondió tachando de «broma de mal gusto» que Sánchez anuncie un plan para acabar con el bloqueo político cuando «ha bloqueado España durante cuatro meses». Afirmó que pudo llegar a acuerdos con cuatro partidos para formar mayoría y no quiso «porque quería ir a elecciones para gobernar él solo». «Sánchez es sinónimo de bloqueo», señaló. El secretario de acción de gobierno de Podemos, Pablo Echenique, indicó que el mejor plan para evitar el bloqueo es que el PSOE «acepte el mandato de la ciudadanía» y se pliegue a que haya un Gobierno de coalición.

Iglesias y Errejón se enzarzan en torno a los salarios y la financiación de sus partidos

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y su ex número dos, Íñigo Errejón, líder de Más País, se han enzarzado en un debate en torno a la limitación de la nómina de los cargos de sus respectivos partidos. Iglesias afeó a Errejón que los miembros de su formación «no se limiten el salario» como hacen en Podemos y que «acepten donaciones privadas». El líder de Más País respondió desmintiendo a su ex jefe de filas y asegurando que en su partido han fijado el mismo límite salarial que él ha tenido siempre y que es el mismo que tiene Podemos, que equivale a tres salarios mínimos interprofesionales, mientras el resto de la nómina se dona. Más País precisa que hay un tope máximo a las donaciones privadas y que renuncian a los créditos bancarios.

Casado pide explicaciones a los socialistas por una presunta compra de votos

El líder del PP, Pablo Casado, pidió explicaciones al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, por la supuesta «compra de votos» por parte del grupo municipal socialista en el ayuntamiento de Huévar del Aljarafe (Sevilla), descubierta, según publica el diario Abc, tras la aparición de unos manuscritos en la alcaldía de esa localidad. «Me extraña mucho», dijo Sánchez al ser preguntado, aunque incidió en que el PSOE es un partido «con firmes principios democráticos», entre ellos «la honestidad y la ejemplaridad».

Comentarios

La tendencia negativa en los sondeos alarma y sorprende al PSOE