La exembajadora de EE.UU. en Ucrania acusa a Trump de presiones para despedirla

En su  comparecencia ante el Congreso, Yovanovitch insinúa que su cese pudo tener que ver con los intereses financieros  de los socios Rudy Giuliani

Marie Yovanovitch, que hasta el pasado mayo fue la embajadora de EE.UU. en Ucrania, aseguró que Trump presionó al Departamento de Estado para despedirla
Marie Yovanovitch, que hasta el pasado mayo fue la embajadora de EE.UU. en Ucrania, aseguró que Trump presionó al Departamento de Estado para despedirla

Washington / E. La Voz

Cuando a finales de abril se le notificó que debía «tomar el próximo avión» a Washington, la exembajadora de Estados Unidos en Ucrania, Marie Yovanovitch, quiso saber cuál era la razón para retirarla del cargo, máxime cuando apenas un mes antes se le había solicitado que prolongara su estancia. Ya en la capital estadounidense, se reunió con el vicesecretario de Estado, que le informó que el motivo era que Donald Trump había perdido la confianza en ella. «Añadió que había existido una campaña coordinada contra mí y que desde el verano del 2018 el Departamento de Estado había sufrido presiones del presidente para retirarme [del cargo]. También dijo que no yo no había hecho nada malo».

Marie Yovanovitch declaró ayer ante los comités del Congreso que investigan la causa del posible impeachment contra Donald Trump, ignorando de esta forma la decisión de la Casa Blanca de no permitir a sus funcionarios cooperar con la investigación. 

Supuesta falta de lealtad

Aunque su comparecencia tuvo lugar a puerta cerrada, se filtró a los medios la declaración leída con la que abrió su testimonio. Yovanovitch se defendió de las acusaciones aireadas por el entorno de Trump durante los meses previos a su despido. Por ejemplo, su supuesta falta de lealtad al presidente o sus presiones para evitar que Ucrania investigara las posibles corruptelas en ese país del exvicepresidente y precandidato demócrata Joe Biden y su hijo, que la exembajadora negó con rotundidad. Investigación de la que Trump habló con su homólogo ucraniano en la llamada telefónica del 25 de julio que dio lugar a la queja de un confidente de la CIA y a la posterior investigación abierta en el Capitolio para dictaminar si el presidente abusó del cargo para obtener un beneficio político.

Uno de los principales divulgadores de las acusaciones contra Yovanovitch es el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, con quien la testigo dijo haber hablado «en tres ocasiones». Ninguna, apuntó, relacionada con estas acusaciones. «Desconozco los motivos de Giuliani para atacarme», dijo la diplomática, que lamentó que su salida del cargo se hubiera basado en «afirmaciones falsas de personas con motivos claramente cuestionables».

Sin citarlos, Yovanovitch se refería a los colaboradores de Giuliani, entre ellos los dos detenidos la madrugada del jueves, que facilitaron al abogado contactos con funcionarios de Ucrania supuestamente dispuestos a ayudarle en la búsqueda de trapos sucios favorables a Trump. La exembajadora lamentó que el daño a la credibilidad de Estados Unidos como socio pueda ser ya «quizá irreparable».

Comentarios

La exembajadora de EE.UU. en Ucrania acusa a Trump de presiones para despedirla