Último intento de Londres y la UE para lograr un «brexit» pactado

Inician «negociaciones intensivas» antes de la cumbre europea

Barnier y Barclay mantuvieron en Bruselas una reunión constructiva, segun la calificó la Comisión Europea
Barnier y Barclay mantuvieron en Bruselas una reunión constructiva, segun la calificó la Comisión Europea

LOndres / E. La Voz

El tiempo se agota y la UE y el Reino Unido han optado por pisar el acelerador con el fin de tratar de llegar a la cumbre europea de la próxima semana con un acuerdo para que Londres deje el club comunitario el 31 de octubre de manera ordenada.

«La UE y Reino Unido han acordado intensificar las negociaciones durante los próximos días», informó la Comisión Europea en un comunicado, en el que se aclara que el bloque no ha cambiado de posición y que sigue viendo necesario que la alternativa a la salvaguarda irlandesa sea creíble y operativa. Esta nueva etapa, que Bruselas llama el «túnel», supone posiblemente la última oportunidad para lograr un pacto y por ello las partes tratarán de evitar filtraciones, ni realizarán consultas externas.

Originalmente Bruselas había dado hasta este viernes a Londres para que presentará alternativas factibles al endiablado problema de la frontera entre las Irlandas. Sin embargo, los buenos mensajes que salieron de la reunión que el jueves mantuvieron los primeros ministros británicos e irlandés, Boris Johnson y Leo Varadkar, respectivamente, hicieron que Bruselas olvidara su plazo y diera más tiempo a las conversaciones.

«Me han llegado señales prometedoras del taoiseach (premier irlandés)», declaró el presidente saliente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien agregó: «Por primera vez, él y Johnson ven un camino hacia el acuerdo»

El clima ha cambiado radicalmente desde principios de semana, cuando tras las objeciones de Alemania a la ultima oferta británica, el Gobierno de Johnson declaró que veía «imposible» conseguir un pacto y pretendió achacar las culpas a sus todavía socios. 

Mensajes contradictorios

Las negociaciones técnicas se retomaron ayer mismo en Bruselas, donde el negociador jefe europeo, Michel Barnier, y el secretario británico del brexit, Steve Barclays, han sostenido un encuentro de trabajo para abordar los obstáculos de la última propuesta de Londres, la cual prevé que Irlanda del Norte salga de la unión aduanera, pero siga cumpliendo algunas regulaciones hasta el 2025. La cita marca el inicio de una nueva e intensa ronda de negociación con el Consejo Europeo del 17 y 18 de octubre como meta. 

Pese a los mensajes alentadores, Johnson dejó entrever que su postura no ha cambiado. «Puedo decirles que bajo ninguna circunstancia veremos nada que dañe la capacidad de todo el Reino Unido para aprovechar al máximo el brexit, y creo que eso es lo que la gente esperaría», declaró tras visitar una escuela. Por su parte, los unionistas norirlandeses advirtieron que solo apoyarán un acuerdo que garantice la «integridad constitucional y económica» del Úlster a largo plazo.

Comentarios

Último intento de Londres y la UE para lograr un «brexit» pactado