La sentencia pone a cero la campaña electoral

El PSOE cree que marcará el despegue de Sánchez, Casado puede ver frenado su impulso y Cs y Vox tomarán aire

Pablo Casado, en el Congreso de los Diputados
Pablo Casado, en el Congreso de los Diputados

Madrid / La Voz

Más allá de las condenas impuestas, del tipo penal y de las consecuencias que puedan originar las protestas en Cataluña, la sentencia del Tribunal Supremo tiene unas claras repercusiones políticas cuando España está a dieciocho días de que comience la campaña electoral de las generales. 

PSOE

Los socialistas ven un escenario favorable. Los socialistas están convencidos de que la sentencia supondrá un punto de inflexión en los sondeos, que muestran una tendencia a la baja del PSOE en los últimos días. La firme respuesta de Sánchez a la sentencia y el protagonismo que le otorgará el liderazgo en el diseño y la posible adopción de medidas excepcionales por parte del Estado ante nuevos desacatos a la Constitución en Cataluña, que contarán con el apoyo de los líderes del PP y de Ciudadanos, servirán, según el PSOE, para movilizar en su favor a muchos votantes socialistas que consideraban abstenerse u optar por otras formaciones, al entender que no había una respuesta suficientemente firme al desafío independentista. La previsible polarización política entre el independentismo y los partidos de derechas jugará también a su favor al presentarse como un estadista que apuesta por el diálogo y la moderación, aunque el PSC puede tener dificultades en Cataluña para defender ese discurso. 

PP

El fallo llega en mal momento para Casado. La sentencia no llega en el mejor momento para el líder del PP, Pablo Casado, inmerso en una campaña de moderación para distanciarse del radicalismo de Ciudadanos y de Vox en torno a Cataluña. En ese giro, el PP ha cambiado de posición y entiende que no se dan las condiciones para aplicar de nuevo el artículo 155. La previsible radicalización de los independentistas tras la sentencia puede hacer que un sector de los ex votantes de Ciudadanos y de Vox que habían decidido pasarse al PP en estas elecciones vuelvan a reconsiderar su sufragio. La necesidad de mostrar su apoyo a Sánchez en cualquier medida que adopte el Gobierno limita también las posibilidades de Casado de confrontar con el líder del PSOE. 

Ciudadanos

Oportunidad para remontar en las encuestas. Al igual que el PSOE, pero en sentido totalmente contrario, Ciudadanos cree que la sentencia servirá para iniciar su recuperación en unos sondeos que apuntaban a un descalabro y para reforzar la figura de Albert Rivera. El fallo situará la cuestión catalana prácticamente como el único eje de la campaña electoral. Un escenario en el que Ciudadanos se mueve muy cómodo entrando al choque con los independentistas y sin tener que dar explicaciones por los bandazos que llevaron de rechazar hablar con Sánchez a ofrecer un acuerdo para desbloquear su investidura. Rivera se esforzará ahora pues en liderar la línea dura que exige la aplicación del artículo 155 en Cataluña. 

Unidas Podemos

Dificultades para explicar su discurso. La sentencia llega también en mal momento para Unidas Podemos, atrapado en una posición de cierta equidistancia que no es bien comprendida ni en Cataluña ni entre buena parte de su electorado en el resto de España. Iglesias tratará por todos los medios de que la sentencia no centre la campaña y le impida imponer el marco en cuestiones sociales. Y lo mismo le ocurrirá a Íñigo Errejón, con una posición aún más cercana al nacionalismo, que puede frenar su progresión en los sondeos. 

Vox

La sentencia puede reforzar su posición. Vox es el único partido que se declara expresamente en contra de la sentencia por considerar insuficientes las condenas impuestas. Esa posición, compartida por muchos votantes del PP y de Ciudadanos, puede jugar a su favor en una campaña en la que los de Santiago Abascal mostraban ya, según los sondeos, una clara tendencia al alza. 

Independentistas

El fallo favorece el rupturismo de Puigdemont. En el mundo independentista, la sentencia perjudica a ERC, que apostaba por la negociación y el abandono de la unilateralidad, y favorece el rupturismo de posconvergentes como Quim Torra y Carles Puigdemont.

Comentarios

La sentencia pone a cero la campaña electoral