EE.UU. logra que Turquía acepte un alto el fuego de cinco días

En ese tiempo las fuerzas kurdas deberán retirarse de la zona segura


NUEVA yORK / e. La Voz

Estados Unidos y Turquía acordaron ayer en Ankara un alto al fuego de cinco días en la ofensiva turca contra las milicias kurdas en el norte de Siria para permitir la retirada de las fuerzas kurdas de la zona segura que exige Ankara. El pacto llegó tras una reunión de cerca de cinco horas del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, en el palacio presidencial de Ankara. «Todas las operaciones militares se pararán para completar la salida de las tropas», confirmó Pence, en una rueda de prensa celebrada tras el encuentro, en el que participó también el secretario de Estado, Mike Pompeo.

El acuerdo incluye la condición impuesta por Erdogan horas antes de la reunión de que las milicias kurdas, Unidades de Protección del Pueblo (YPG), se retiren de una franja fronteriza con Turquía de 32 kilómetros de ancho y 480 de largo en las próximas 120 horas. «Nosotros ayudaremos a las YPG a retirarse», explicó Pence, quien también se comprometió a dejar en suspenso las sanciones impuestas a Turquía por su incursión en Siria.

Esta cesión de EE.UU. permitirá a las tropas turcas hacerse con el control pleno de este área que hasta ahora patrullaban las tropas estadounidenses junto a sus ya exaliados kurdos. Así lo confirmó el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, en rueda de prensa.

El Gobierno de Erdogan, por su parte, se comprometió a no lanzar ninguna operación contra la ciudad fronteriza kurda de Kobani. Los dos países aliados de la OTAN aseguraron, además, que colaborarán en la lucha contra el Estado Islámico (EI), a favor de los derechos humanos y en la protección de grupos religiosos y étnicos.

Este acuerdo llega diez días después de que Trump anunciara su decisión de abandonar a los kurdos y facilitar así la entrada del Ejército turco en la zona, lo que ha provocado la huida de cientos de yihadistas del EI de los centros de detención, así como miles de desplazados. «Este es un gran día para la civilización», celebró Trump en Twitter, quien añadió que el acuerdo «salvará millones de vidas».

Se ahonda la ruptura

Una posición que no se creen en Washington donde se agrava la ruptura entre el Congreso y la Casa Blanca, después de que decenas de republicanos se sumaran el miércoles a los demócratas en una condena a la política de Trump en Siria. La votación salió adelante con 354 votos a favor y solo 60 en contra. Este rechazo bipartidista marcó una tensa reunión en la Casa Blanca entre Trump y líderes demócratas encabezados por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. Estos abandonaron el encuentro tras asegurar que el presidente «perdió los papeles» al insultar a Pelosi, a la que llamó «política de tercer grado». Poco después en Twitter Trump cuestionó la salud mental de Pelosi: «¡Recen por ella, es una persona muy enferma!».

A pesar del acuerdo con Ankara, los republicanos volvieron ayer a posicionarse con los demócratas en el Congreso para endurecer las sanciones contra Turquía.

Los demócratas abandonan una reunión con Trump después de que insultase a Pelosi La misión de Pence se produjo un día después de que la Casa Blanca hiciera pública una carta de Trump a Erdogan enviada el 9 de octubre -el día del inicio de la ofensiva turca-, en la que le instaba a hacer un trato con las milicias kurdas. «No seas un tipo duro. ¡No seas tonto!”. Erdogan tiró la carta a la basura, según aseguró una fuente diplomática turca al diario Hürriyet.

Comentarios

EE.UU. logra que Turquía acepte un alto el fuego de cinco días