Johnson consigue que el Parlamento convoque elecciones el 12 de diciembre

Inició la campaña readmitiendo a 10 de los 21 diputados que expulsó haces meses


londres / e. la voz

Unas Navidades inusualmente movidas les esperan a los británicos. Este juegves el Parlamento aprobó convocar elecciones anticipadas para el próximo 12 de diciembre, tal y como venía solicitando el primer ministro, Boris Johnson, desde que los diputados rechazaron aprobar el acuerdo que alcanzó hace diez días con Bruselas para materializar el brexit.

Con 438 diputados a favor frente a 20 en contra, se aprobó una ley presentada por el Gobierno la víspera que permite convocar estas elecciones sin necesidad de contar con las dos terceras partes de la Cámara de los Comunes que exige la Ley de Mandato Parlamentario Fijo, del 2011. Aunque para evitar este requisito se consiguieron más votos.

«Solo hay un modo de culminar el brexit: frente a este Parlamento incansablemente obstruccionista […] solo podemos renovarlo y devolver la voz a la ciudadanía», declaró el premier al iniciar el debate.

Apoyos inesperados

La decisión ciertamente supone un triunfo para Johnson, quien en los casi cuatro meses que lleva en el 10 de Downing Street ha sufrido sonoros varapalos en el legislativo, pero la victoria se logró gracias al apoyo de la oposición.

El lunes los británicos se desayunaban con la noticia de que los laboristas habían decidido respaldar el adelanto electoral. «Siempre hemos dicho que estamos listos para ir a elecciones y que nuestro apoyo estaba sujeto a que un brexit sin acuerdo estuviera fuera de la mesa. Ahora que la Unión Europea (UE) ha confirmado la extensión, nuestra condición se ha cumplido y por eso vamos a lanzar la campaña más ambiciosa y radical por el cambio que este país haya visto», anunció el líder de la principal formación opositora, Jeremy Corbyn.

Pero la resolución laborista no implicó una aprobación automática para el primer ministro, porque esta agrupación se sumó a otra iniciativa impulsada por los liberaldemócratas y los nacionalistas escoceses para que los comicios se celebraran el 9 de diciembre y no el 12, como deseaban desde el 10 de Downing Street. Propuesta que no prosperó.

Los tres días de diferencia eran importantes para ambos bandos. Desde el Gobierno sostenían que el 12 le permitiría tramitar leyes importantes antes de que el Parlamento actual cese en sus funciones. Por su parte, la oposición respaldaba el 9 por considerar que incentivaría la participación, pues los comicios se celebrarían antes de que las universidades comiencen su receso por las fiestas navideñas. La fecha no fue el único cambio que la oposición no logró imponer. Tampoco salieron adelante las enmiendas que buscaban permitir votar a los mayores de 16 años y a los ciudadanos comunitarios residentes en el Reino Unido.

Divisiones y reconciliaciones

El adelanto electoral volvió a exponer las divisiones entre los laboristas. Algunos diputados anunciaron que no apoyarían esta decisión. «Esto es un ejercicio innecesario», escribió el diputado Kevan Jones en Twitter. No obstante, cerca de 100 laboristas no estuvieron presentes al momento de votar.

En contraposición, Johnson dio pasos para tratar de reunificar su partido de cara a la venidera contienda y readmitió a 10 de los 21 diputados tories a los que expulsó a finales del verano por no respaldar su política respecto al brexit. Entre los beneficiados está el nieto de Churchill.

La Cámara de los Comunes deberá disolverse 25 días antes de los comicios

Las elecciones generales anticipadas del 12 de diciembre serán las primeras en casi un siglo que se celebrarán tan cerca de las fiestas navideñas. La decisión supone la cuenta atrás del actual Parlamento, el cual se disolverá a principios de noviembre, pero antes deberá tomar decisiones como la aprobación del presupuesto para la región de Irlanda del Norte. La legislación británica establece que la Cámara de los Comunes debe dejar de funcionar 25 días antes de los comicios. Una vez que el Parlamento deje de sesionar, sus miembros perderán su condición y podrán comenzar su campaña para la reelección.

Los partidos políticos llevan desde finales del verano trabajando en estas elecciones y ya han comenzado a confeccionar sus listas. El exministro de Finanzas de Theresa May, Phillip Hammond, denunció que Johnson quiere utilizar estos comicios para llenar las listas de candidatos «radicales y extremistas» y purgar a los moderados.

El Partido Laborista informó de que sus 245 diputados podrán optar a la reelección una vez que tengan el visto bueno del Comité Ejecutivo Nacional. Sin embargo, algunos ya han anunciado que no desean repetir. Uno de ellos fue Owen Smith, quien disputó a Jeremy Corbyn el liderato de la formación en el 2016.

Comentarios

Johnson consigue que el Parlamento convoque elecciones el 12 de diciembre